OJO CON LAS PRISAS.

Podemos tener una gama de prendas interiores de lo más selecta y seductora o práctica y cómoda pero tanto unas piezas como otras pueden convertirse en una importante fuente de enfermedades graves si no se mantienen unas mínimas condiciones de higiene íntima. Suena a obvio pero, en ocasiones, el ritmo ajetreado de vida que gobierna hoy el mundo obliga a recurrir a rutinas poco recomendables…

El sentido común (que, a veces, es el menos común de los sentidos) nos dice que, efectivamente, conviene cambiar y lavar la ropa interior una vez utilizada. Y es algo que debe realizarse diariamente. Sin embargo, las prisas, los despistes, la  impaciencia o la  imposibilidad ocasional de renovar la muda, hace que algunas mujeres acaben usando la misma prenda durante más días. Y los efectos de esta práctica (que no debería convertirse nunca en un hábito) pueden ser de lo más desagradables.

No sirve de mucho asearse cada mañana si, después, por cualquiera que sea el motivo, se utiliza la pieza interior del día previo. Y no se trata simplemente de respetar el cuidado personal para, además, poder mantener relaciones íntimas saludables sino de evitar posibles complicaciones que pueden adquirir un carácter grave si no se les presta suficiente atención.

Uno de los primeros problemas que pueden surgir es la comezón en la piel. Se trata de uno de los contratiempos más comunes y que puede aparecer en cualquier parte del cuerpo que esté en contacto con prendas sucias. Sin embargo, las molestias que produce son mucho más engorrosas cuando afectan a la zona íntima ya que genera fuertes irritaciones y picores debido a la acumulación de bacterias.  Si no se cuida y atiende correctamente,  puede derivar en llagas o ronchas mucho más incómodas y dolorosas.

El fuerte olor es otro de los trastornos vaginales que surgen cuando no se cambia la ropa interior a diario y se prolonga su uso innecesariamente. Fruto de la humedad debido a la falta de transpirabilidad de la prenda reutilizada, suele ser intenso y desagradable. Es una clara señal de que algo no va bien por lo que será necesario acudir al médico para que detecte el tipo de tratamiento que se precisa.

La infección por hongos, que sucede con frecuencia por otras causas que nada tienen que ver con la higiene íntima, es una consecuencia de lo más esperada si se produce, precisamente, esa falta de limpieza personal. Al fin y al cabo, las levaduras y bacterias se desarrollan en ambientes húmedos y se multiplican con gran facilidad cuando no se cambia la ropa interior con asiduidad.

En definitiva, cuidar el aspecto interior y el confort íntimo con piezas de calidad es muy loable y necesario, si se quiere,  pero es un esfuerzo que se realiza en vano si no se cuida la propia intimidad. Y no es algo complicado, basta con practicar hábitos, sencillos e imprescindibles para la salud, como una ducha y un cambio de muda diarios. Así que más vale poner esa lavadora a última hora de la noche, aunque dé pereza, para librarse de cualquier complicación indeseada….




Imagen: Pixabay

LOS CALZONCILLOS Y EL AMOR.

Según diversos estudios, la preocupación de los hombres por su ropa interior es casi directamente proporcional a su necesidad de encontrar pareja. Así que, una vez hallan una relación estable dejan de prestar (en principio) tanta atención al tipo de prendas íntimas que utilizan. Sin embargo, ellas son siempre muy conscientes de qué les queda mejor, qué resulta más sensual o qué pueden elegir según el tipo de ocasión y momento del día. Y, por supuesto, aunque muchas veces no lo admitan abiertamente, se fijan mucho en lo que llevan sus parejas debajo de los pantalones…

Yourtango  publicó los resultados de un estudio realizado a mujeres a las que se les preguntaba  acerca de qué tipo de ropa interior preferían en sus hombres y, a la luz de las conclusiones que obtuvieron, podemos decir que los gustos varían según el físico e incluso la procedencia!  Por ejemplo, los tighty-whiteys (pequeños calzones blancos) fueron rechazados por la mayor parte de las encuestadas pero fueron mucho más benévolas con los foráneos y los consideraron aceptables si los usuarios eran extranjeros de anatomía impecable…O es David Beckham quien los luce o mejor dejar pasar…

Se inclinaron por los boxers briefs  (ajustados aunque más largos que los bikinis) para los chicos con muslos tonificados y un vientre cuidado (no necesariamente tableta de chocolate. Es decir, que la musculatura y firmeza física eran condiciones indispensables para apreciar este tipo de modelo en sus parejas.

Y para el resto de los mortales, categoría en las que la mayoría incluyó a sus chicos, preferían el bóxer: calzoncillo versátil  donde los haya, suave, largo, holgado y capaz de adaptarse a algunos kgs de más o a cuerpos menos atléticos que los de los anuncios publicitarios o las pasarelas.

El dato curioso que se desprendió de toda  esta encuesta es que las mujeres afirmaron que les gustaba ver que ellos ponían de manifiesto sus pasiones a través de su ropa interior. Es decir, que si eran entusiastas desenfrenados de la tecnología  por ejemplo, luciesen prendas con estampados inspirados en esta temática. En otras palabras, que apreciaban las versiones geek en la moda íntima de sus parejas….¿No resulta interesante como conclusión?

Evidentemente son resultados de una investigación que, a nivel particular, pueden no representar en absoluto los propios gustos. Sin embargo, dejan entrever pautas genéricas de las preferencias femeninas en lo que a calzoncillos se refiere. Y es que ellas también les gusta deleitarse  la vista tanto como a ellos….

Y tú ¿qué ropa interior prefieres en tu chico?

 

Fuentes: actitudfem/ enfemenino/ yourtango
Imagen: PIxabay

 

CÓMPRATELO TÚ.

Comprar un pijama puede ser algo sencillo para las mujeres ya que la oferta es amplia, los modelos infinitos y las posibilidades, tal vez, demasiadas. Sin embargo, no ocurre lo mismo con los hombres. Las tiendas especializadas en ropa de cama masculina no abundan en el mercado por  lo que renovar el armario de noche puede resultar bastante complicado, sobre todo si se carece de paciencia.

Muchos de ellos, ante la dificultad de buscar y encontrar un atuendo nocturno suficientemente cómodo y presentable (ya no hablemos de seductor), deciden optar por dormir en calzoncillos o en plan comando. Es decir, prescinden de todo vestuario con tal de no verse en la encrucijada de ir de compras y no encontrar lo que buscaban. Sin embargo, un conjunto para la noche siempre viene bien, especialmente para esas ocasiones en las que no se duerme en casa.

El problema suele surgir cuando ellos deciden delegar esta responsabilidad en otras personas (generalmente las madres) para que se ocupen de completar su  indumentaria del reposo sin tener en cuenta que los gustos maternales pueden rozar la ternura fácilmente. Un par de piezas con estampados navideños o de franela pueden acabar dando una imagen equivocada de uno mismo según qué contextos. De ahí la necesidad de que los hombres se encarguen personalmente de comprar sus pijamas en lugar de ceder el testigo por pereza o falta de tiempo.

Solo de esta manera podrán tener bajo control el efecto que producen cuando comparten dormitorio ya sea con un grupo de amigos o con alguien especial. Lo importante es que ahí fuera, aunque no tantas como para las féminas, existen opciones de lo más atractivas. Alternativas confortables, deportivas y atractivas que permiten dejar atrás esos conjuntos caseros en los que se acaba utilizando una camiseta agujereada, vieja o de propaganda. Al fin y al cabo, hay cosas que pueden permitirse en privado pero que no son tan aceptables en compañía. Y cosas,como comprarse un pijama,  que es mejor hacerlas uno mismo.

¿Dónde te lo vas a comprar tú?

Hazlo ONLINE en www.intimode.shop

LENCERÍA Y CAOS.

Al abrir una revista de moda y antes o después nos encontramos con bellas y seductoras imágenes de modelos de lencería en entornos de lo más dispares: un metro, un portal, el autobús de una gran ciudad…Productos de sesiones de fotos provocativas y que, al menos en Nueva York, parece que van a formar parte de la historia debido al desorden público que generan alrededor.

Recientemente se ha presentado una propuesta de modificación de las leyes audiovisuales en el Ayuntamiento de esta metrópoli que podría suponer el final de las promociones de ropa interior basadas en editoriales y anuncios tomados en plena calle. El dpto de Medios y Entretenimiento (MOME por sus siglas en inglés) ha anunciado hace unos meses que la revisión de los permisos de rodaje local que se estaba efectuando iba a implicar una prohibición del «uso de vestuario  inapropiado por parte de modelos, actores y otros participantes en vías de acceso público».

Una moción que se introdujo a principios de año por razones de seguridad. De hecho, el director del MOME afirmaba que esta nueva regulación no estaba pensada para realizar ningún juicio moral sobre el significado de  vestuario inapropiado sino para minimizar los riesgos que resultan de la distracción que provocan los  modelos de lencería a su paso por la ciudad. Lo cierto es que Nueva York es el centro neurálgico de las campañas más reconocidas en el mundo de la moda y de las sesiones de fotos de las firmas más potentes del mercado de la lencería. En la mayoría de ellas, se recurre a actrices, modelos y famosas que caminan con naturalidad por espacios públicos para obtener imágenes impactantes y  promocionar así las prendas de dichas marcas en el resto del planeta. El resultado de estas sesiones lo hemos contemplado todos y es de lo más atractivo pero ¿ qué cuál es su precio?

El caos. Algunos profesionales del sector comentan que filmar en el exterior puede ser demoledor ya que suele causar grandes molestias en el entorno. La gente se acerca por curiosidad, se apiña alrededor, se detiene el tráfico y se acaban produciendo grandes atascos que perturban completamente el ritmo de la urbe. No hay más que pensar, por ejemplo, en el revuelo que pudieron causar en su día los Ángeles de Victoria’s Secret recorriendo Nueva York con motivo de una campaña que pretendía animar a las mujeres a utilizar su ropa interior en el exterior como parte del vestuario habitual. ¿Os lo imagináis?

Pero, más allá del caos, también están las cifras. Esta ciudad , históricamente permisiva con las producciones audiovisuales en espacios públicos, genera, aproximadamente, 10 billones de dólares gracias a los rodajes y sesiones que acoge cada año. Sin embargo, no todas cuentan con la autorización oficial y por eso se busca regular la situación con multas de hasta $1000 para aquellos profesionales que violen la nueva nueva normativa. Solo los artistas callejeros que se desvistan en Times Square quedan exentos de cualquier sanción (a menos que formen parte de una empresa de producción cinematográfica). Y es que, como para todo, hay tradiciones que son sagradas.

Costumbres que, además, tienen un gran impacto en el turismo. Un reciente estudio sobre cuáles son las actividades más atractivas para el turista que visita Nueva York indicaba que ver sesiones fotográficas exteriores de ropa interior era la cuarta más apreciada detrás del shopping…¿No sería una pena ir a la ciudad de los rascacielos y perderse una de estas producciones?

 

Imagen: The Lingerie Talk.

SIN COMPLEJOS.

Ronda por la web una colección de 12 mujeres que no solo saben como llevar un sujetador sino también como posar delante de las cámaras para lucirlo. Si quieres ver cómo quedan distintos tipos de modelos en diferentes tallas deberías echar un vistazo…La seguridad en si mismas que transmiten es arrolladora y profundamente inspiradora! Más claro que nunca: la belleza nace del interior.

1- Curvybody

https://www.instagram.com/p/BG8wsanQixd/?taken-by=curvywordy

2- Comicsgirlsneedbras

https://www.instagram.com/comicsgirlsneedbras/

3- Mylingerieinsider

https://www.instagram.com/mylingerieinsider/

4- Sweetnothing NYC

https://www.instagram.com/sweetnothingnyc/

5- Hcup Chronicles

https://www.instagram.com/hcupchronicles/

6- Pleasure with curves

https://www.instagram.com/pleasure_with_curves/

7- The Lingerie Addict

https://www.instagram.com/thelingerieaddict/

8- Roxanne loves bras

https://www.instagram.com/roxannelovesbras/

9- Bras and body image

https://www.instagram.com/brasandbodyimage/

10- Brafittings by Court

https://www.instagram.com/brafittingsbycourt/

11- Busty diaries

https://www.instagram.com/busty_diaries/

12- Quirky and curvy

https://www.instagram.com/quirkyandcurvy/

Es fácil percibir la seguridad en sí mismas que desprenden estas mujeres conocedoras de que la belleza no está limitada a una serie de medidas fijadas por las altas esferas de la industria de la moda y que, además, cambian con los tiempos afectando a la percepción de lo que es o no hermoso. Su actitud es todo un icono de esa confianza interior que ilumina el aspecto exterior. Confiamos en que, quienes carecéis de esa determinación, logréis imbuiros un poco de su ejemplo. Porque lo valéis.

www.intimode.shop

 

Fuente: wellfitting.com
Imágenes: pixabay.

 

 

 

CALZONCILLO POR DEBAJO.

Uno de los grandes debates más acalorados del verano suele ser, precisamente, si los hombres deberían o no llevar calzoncillos debajo de los bañadores. Los hay partidarios y detractores, como ocurre con la mayoría de cosas de la vida, pero, lo cierto es que cada una de estas alternativas tiene sus ventajas. La elección final, una vez más, dependerá de cada cual.

Por un lado, añadir una capa más al atuendo de baño, ofrece la discreción que muchos necesitan para sentirse seguros. Nada queda fuera de su lugar ni tampoco excesivamente marcado por lo que pueden caminar con la confianza de que no surgirán situaciones en las que quepa la posibilidad de sentirse incómodos. Por otro lado, esta alternativa brinda mayor libertad de movimiento en el sentido de que, sobre la toalla, pueden adoptar prácticamente cualquier postura sin miedo a que alguna área íntima quede indebidamente expuesta…

Sin embargo, prescindir del uso de prendas interiores por debajo de los bañadores, favorece un secado más rápido y completo del conjunto. No olvidemos que las  piezas íntimas no están preparadas para el uso en piscina o playa por lo que mantienen la humedad durante más tiempo, pesan más (dificultando la flotación en el agua), pueden causar molestias e irritaciones y resultar menos higiénicas en remojo.  Por este motivo,muchos prefieren descartarlas para el baño. Además, así se evitan tener que  pensar en una apropiada combinación de colores y estampados entre los calzoncillos y el bañador. Es decir, que no necesitan romperse la cabeza con el estilismo.

Atajar las inseguridades o apostar por la comodidad son dos opciones completamente distintas pero ambas totalmente aceptables. Los gustos personales, en cada caso, son los que harán inclinar la balanza por la doble capa o por el bañador a la hora de disfrutar del verano y de un buen chapuzón. Además, hay quienes consideran que esta combinación puede resultar de lo más sexy, sobre todo tras haber visto famosos como David Beckham o Ronaldo  luciéndola en la playa. Existen incluso firmas que trabajan modelos que simulan la goma exterior de la ropa interior…En fin,  que no debemos sorprendernos para nada si contemplamos este verano  algún que otro calzoncillo sobresaliendo por debajo de los bañadores masculinos…

¿A tí qué te va más? ¿Eres de los de «con» o «sín»?

www.intimode.shop

 

ENSEÑA TU SUJE.

La lencería ha tomado las pasarelas pero también las calles y no en su clásico papel de ropa interior. Aunque ya se contempló en algunos desfiles del año pasado y en series como «Sexo en Nueva York», la idea de exhibir la lencería como un atuendo exterior más sigue causando furor y demostrando que se puede lucir con naturalidad y mucha clase. Una tendencia que ha arrasado entre las famosas y que ha llegado a convertirse en un reclamo feminista para romper moldes y reivindicar la libertad de las mujeres. Pero hay que saber cómo hacerlo con estilo.

Una de las fórmulas ganadoras (y especialmente atrevida)  es la de colocar sobre un top o camiseta básica el mejor de los modelos de lencería que se posea (evidentemente no vale el sujetador para hacer deporte o el clásico y práctico nude). Altamente recomendables los estampados, tie-dyes e incluso encajes. Solo hay que atreverse como lo hace Kendall Jenner.

Para las menos audaces, pero siempre algo arriesgadas, está la alternativa de apostar por un top muy pero que muy escotado que muestre sin tapujos (pero de forma más discreta que la anterior opción) la ropa interior. Se puede hacer en clave monocolor pero también en tonos contrastados que aporten luz y atractivo al conjunto.

El llamado look sporty-lencero lanzado por Balenciaga es otra de las claves para lucir de forma sexy las prendas más íntimas. Consiste en combinar un pantalón de chándal con un bra romántico. Eso sí, se trata de un conjunto más apropiado para las vacaciones en la playa que para un día cualquiera en la ciudad.

Las camisetas de red también permiten exhibir el interior sin demasiada exteriorización. Su superficie repleta de aberturas ayudan a insinuar la lencería pero sorteando la exposición directa. Si se conjunta con pantalones de cuero de talle muy alto el efecto rock & roll  está asegurado. Muy recomendable para todas las féminas que pretendan marcar su lado más provocador.

En definitiva, se trata de una moda que da mucho juego y permite (si se sabe hacer) aportar un toque sexy a un look informal o un matiz picante a un conjunto más elegante. Elegir el modelo de sujetador apropiado será siempre el punto de partida y, a partir de ahí, todo dependerá del propio estilo y de la capacidad para encontrar el equilibrio. Porque la línea entre la seducción y el exceso puede ser de lo más sutil.

¿Qué sujetador vas a lucir tú?

www.intimode.shop

Fuentes: cosmopolitan/tresbcomunicacion/okdiario/vogue
Imagen: Dreamstime

TRANSPARENCIAS MASCULINAS.

Las transparencias en la ropa interior masculina es una moda que está causando verdadero furor en los últimos años. Y así, cada vez son más las firmas del  sector que se suben al carro de la coquetería e  incorporan  atrevidos modelos de tejidos traslúcidos y de rejilla para hombres que desean sentirse poderosamente sexys.

Una moda que está experimentando un fuerte crecimiento gracias a la demanda de un público masculino siempre más atento al vestuario íntimo y menos cohibido a la hora de manifestar su erotismo. Tendencia que rompe drásticamente con un mercado históricamente tradicional cuyos principales intereses han sido el confort y la practicidad.

La controversia está servida. Por un lado  ciertas marcas, conscientes del tirón de este cambio en la mentalidad de algunos hombres, ponen en marcha todos sus mecanismos creativos para confeccionar piezas (boxers, slips, tangas…etc) que desbordan una provocación a veces disimulada con estampados y colores suaves. Por otro lado están quienes consumen sus productos y animan su vida interior con modelos que quebrantan los cánones de la seducción masculina. Y, finalmente, se encuentran los que se unen a la  corriente de detractores que tachan esta moda diferenciadora de poco viril e incómoda.

Gustos dispares que muestran el amplio abanico de estilos que existen. De hecho hay quienes van más allá y consideran que lo más confortable es ir en plan comando y prescindir de cualquier tipo de prenda íntima para asegurar la total transpirabilidad y la  libertad de movimientos. Pero, al margen de esta última alternativa, lo que resulta evidente es que la ropa interior de los hombres está experimentando una importante metamorfosis en respuesta a un público cada vez más dispuesto a romper límites y a experimentar tanto (o casi tanto) como se hace en el mundo de la lencería femenina.

Que después estas propuestas rompedoras atiendan las necesidades de comodidad, estabilidad anatómica, ligereza y flexibilidad es una cuestión personal. Donde unos pueden encontrar molestias, otros se pueden topar con el máximo confort. Y, de igual manera, el look interior que ofrecen es más o menos apreciado según el sentido de la estética que tenga cada uno. Lo que está demostrado es que si se oferta es porque se demanda… ¿Estamos ante un nuevo concepto de seducción y erotismo masculinos? ¿Perteneces a la nueva era?

Imagen: Puntofape

BRALETTES: ¿TIENES UNO?

Llega la furia del bralette de la mano de Kendall Jenner, famosa por excelencia y creadora de estilismos que provocan admiración, deseo y mucho consumo. De hecho, cualquier tipo de prenda que utilice se convierte en un hit de moda en menos de lo que canta un gallo. De hecho, su imagen en el festival de Coachella luciendo un sujetador de encaje no ha pasado desapercibido para nadie y ha caído en el mercado de ropa interior femenina (o ya es exterior?) como una explosión de osado glamour que ha enamorado a medio planeta.

Se puede definir como un híbrido de top corto y de sujetador especial que se ciñe al pecho, lo recoge y lo sostiene como cualquier otro bra. Solo que, en este caso, está confeccionado para ser exhibido aunque el grado de exposición dependerá del atrevimiento de cada consumidora. Los hay de inspiración deportiva (que dan un soporte extra), de tul, de tirantes cruzados…etc. El más solicitado, sin embargo, es el de encaje, tal vez por el romanticismo que despliega o por el encanto de su tejido. Vienen en tallas estandarizadas (pequeño, mediano, grande) y conviene elegir el modelo según el tamaño del busto y el punto sobre el que se quiera llamar la atención (tirantes, centro del pecho, espalda…). Pero, en cualquier caso, es una prenda informal que debería evitarse en actos sociales serios y ceremoniosos. Perfectos para conciertos, salir con amigos, ir al cine…

Lo difícil, no obstante, es lograr irradiar  estilo sin caer en el exhibicionismo sin sentido. Las transparencias son muy útiles ya que sirven para lucir sobre cualquier modelo, pero no ocurre lo mismo con otros modelos. Así, por ejemplo,  los de encaje o blonda se recomiendan para dejarse entrever por la camisa o vestidos escotados y los de guipur o satén para combinar con pantalones sport. En el equilibrio está la virtud así que cualquier exageración en esta práctica que de por sí es ya bastante extremada resultará fuera de lugar.

Y no debería sorprender una moda como ésta ya que venimos de un contexto en el que la tendencia homewear y lencera ha crecido de manera exponencial. Pijamas de todo tipo que antes se confinaban al interior de las cuatro paredes del dormitorio,  han saltado a la calle. Slip dresses o  corsés que destilaban coquetería y erotismo en el ámbito más privado, han reclamado  un mayor protagonismo en el cajón de la ropa interior de la mujer…Un caldo de cultivo perfecto para la gestación de tendencias que dan un paso más, sobre todo, si vienen de la mano de famosas que se atreven con todo.

En definitiva, estamos ante la creación de un outfit íntimo pero también callejero que está trasladando la intimidad al escenario público y dando lugar a un giro conceptual para el que no todas las mujeres están preparadas…

¿Lo estás tú?

 

Fuentes: Vogue-/ Milenio/Woman
Imagen: Seventeenenespanol

POR SU NOMBRE.

Todos sabemos qué es un calzoncillo y la mayoría no tenemos problemas para distinguir entre un slip y un bóxer. Pero, a pesar de las apariencias, el mundo íntimo masculino no termina ahí. Con el auge del interés de la industria de la moda en este sector se van normalizando modelos que, hasta ahora, habían permanecido ocultos, circunscritos a un determinado tipo de público o tachados de lascivos. Sin embargo, poco a poco se va haciendo más palpable una realidad:  a los hombres también les gusta provocar y sentirse sexys a través de su ropa interior.

Empecemos por lo fundamental y es una definición de CALZONCILLO. Según la RAE es una «prenda que cubre desde la cintura hasta parte de los muslos y cuyas perneras pueden ser de longitud variable». Se puede considerar una reminiscencia de la calza que dió origen a nombres como calzón o calzoncillo. Aunque, según las regiones, adopta distintas nomenclaturas como gallumbos, sujetahuevos o escondenabos. Lo utilizaremos como el genérico para referirnos a esta familia de prendas. Veamos algunos tipos de calzoncillos:

BOXER: tiene forma de pantalón corto inspirado en los que se utilizan en el mundo del boxeo.  Suele incorporar una cintura elástica y bragueta con cierres diversos como botones, velcro y otros sistemas. Porque resulta holgado y cómodo muchos hombres se inclinan por este modelo…

BOXER BRIEF/SLIP: Viene a ser un híbrido entre el boxer y el slip y puede, o no, incorporar bragueta. Se pueden encontrar en largo (con una pernera de hasta 10 cm) o en corto (con una pernera de no más de 5 cm). También se le llama MINIBOXER… Suele triunfar entre los que buscan comodidad a la vez que sujeción.

LONG JOHN: Son los calzoncillos más largos ya que van desde la cintura hasta los tobillos. Se ajustan muy bien a las piernas y recuerdan a las antiguas calzas… Podrían parecernos de abuelo pero lo cierto es que están cada vez más de moda y conquistan a quienes huyen del frío en las estaciones más severas.

SLIP: Es ajustado y sin perneras. Mantiene los genitales en posición fija por lo que resulta muy recomendable para la realización de actividades deportivas. No obstante, suele estar contraindicado para los hombres con problemas de fertilidad ya que se dice que la compresión que ejerce puede afectar a la producción de espermatozoides.

SUSPENSORIO (jockstrap): Se le considera una variante del slip y está específicamente concebido para proteger los genitales masculinos en actividades vigorosas. Su diseño eleva los testículos y los separa del escroto con lo que previene los fastidiosos roces y reduce el impacto testicular. Además conservan menos la humedad por lo que resultan muy frescos. Son muy funcionales pero también gozan de una elevada carga erótica…

TANGA: Consiste en una cinta elástica (de grosor variable) en la cintura con una cazuela genital de cuya base parten dos tiras (cada una para un lado) que dejan el trasero al aire. El mercado ofrece una amplia gama de este tipo de prendas donde la imaginación obra con total libertad dando lugar a transparencias, tejidos de leopardo, cintas de cuero, complementos varios…etc. Para los más atrevidos…

SUSPENSORIO DE DANZA: Incluye una banda elástica que sujeta la parte frontal, donde se encuentra la cazuela puede ser o no acolchada y la parte de atrás con una sola tira central (que lo diferencia del suspensorio deportivo) para evitar que se marque con los leotardos de baile. Resultan cómodos y muy discretos.

COLALESS: Es un slip cuya parte trasera consta de un tirante estrecho (de hasta un máximo de 2 cm) que se une a la cintura formando una T y deja al descubierto las nalgas. Se asemeja mucho al tanga femenino. Aquí hay que distinguir entre los que modelos cuya tira es una sola cuerda (G-string) y los que incluyen una banda algo más ancha (Thong). Esta distinción suele aplicarse también en la moda íntima femenina.

La lista puede extenderse ya que conforme se incorporan variaciones a cualquiera de estos básicos, surgen nuevos nombres para su comercialización. Sin embargo, al menos tras la lectura de este artículo, más de uno habrá descubierto algún modelo de cuya existencia no tenía conocimiento (a menos que se trate de alguien muy puesto en el mundo de la moda íntima masculina). Esperamos haber contribuido a ampliar vuestro conocimiento sobre este sector que, sin duda alguna, está ganando popularidad en una sociedad, hasta ahora, volcada en la lencería femenina.

Si quieres encontrar el modelo que buscabas, recuerda pasarte por www.intimode.shop.

 

Fuente: comocubriruncuerpo/
Imágenes: Pixabay.