LOS HOMBRES OPINAN.

La idea de que los hombres se conforman con cualquier cosa en lo que a la ropa interior de las féminas se refiere, es completamente errónea. En realidad, aunque se cree que carecen de cierto gusto estético (a veces) o que están solo pensando en descubrir la silueta que esconden las piezas íntimas lo cierto es que se fijan (y mucho) en lo que sus compañeras llevan por debajo de la ropa. Esta es la conclusión que se desprende de una encuesta realizada por Vanidadestaconeras a un centenar de hombres.

En muchas ocasiones las mujeres pierden el interés por elegir una lencería algo más sofisticada de la habitual para una noche romántica con sus parejas porque consideran que ellos no la van a apreciar. Atribuyen a la falta de novedad y al paso del tiempo el hecho de que su capacidad de sorpresa se haya visto mermada y, en consecuencia, que no sepan valorar, como merece, un atrevido sujetador de encaje o un tanga con decoraciones varias. Pero nada más lejos de la verdad.

Al parecer, a pesar de que no lo verbalicen, les apasiona el color rojo por detrás del negro, apuesta segura donde las haya y símbolo de elegancia y seducción. No soportan, sin embargo, el color crudo o beige ya que lo asocian al mundo de la tercera edad y de la ausencia absoluta de erotismo. También tienen sus preferencias cromáticas según la silueta,  tono de piel y de cabello. Así prefieren los tonos carmesíes, rosados, celestes o blancos para las rubias; los rojos, blancos y negros para las morenas y los verdes, burdeos y blancos para las pelirrojas…Claro, lo tienen bastante claro…

En lo que se refiere al modelo de sujetador, el cierre en la espalda es el ganador (seguramente por la facilidad para desabrocharlo). Tampoco desprecian el cierre delantero ya que les permite acceder al plano frontal sin necesidad de demasiados preámbulos. Los prefieren lisos o de encaje aunque miran con buenos ojos el lado seductor de las transparencias.

La parte inferior también es motivo de preferencias masculinas. La proporcionalidad respecto al cuerpo parece ser un elemento al que prestan bastante atención pero les pasa inadvertido el hecho de que el material sea uno u otro. Algodón o microfibra, da igual, lo importante es que la el tanta o braga elegidos mantengan un cierto equilibrio respecto a los glúteos.

Pero lo más sorprendente y agradable de todo es que los hombres, según esta encuesta,  consideran que la ropa interior ideal para sus chicas es la que las haga sentir cómodas, sexys, sensuales y femeninas. Más allá del estilo, tejido, forma, color o hechura, lo importante es que ellas se encuentren seguras en el modelo elegido y  que no pierdan la cordura pensando en qué puede gustarles más o menos. Al fin y al cabo, lo que realmente cuenta para ellos es que sus parejas no dejen, en ningún caso, de ser auténticas

¿ Y tu que comprarás ahora?

Fuentes: vanidadestaconeras
Imagen: Pixabay.

EL DESPERTAR MASCULINO.

Hasta ahora la mayoría de los hombres ha pasado de largo de la idea de utilizar ropa interior sexy…Es más, ellos siempre han privilegiado la comodidad y la practicidad antes que la moda o el diseño de los calzoncillos. No obstante, en los 80 ya comenzaron a producirse ciertas referencias eróticas en el ámbito de la ropa interior masculina con anuncios como el de Levi’s y aquél Nick Kamen que se desprendía de sus vaqueros para lavarlos y quedaba medio desnudo con su bóxer blanco y su cuerpo escultural. Un paso adelante al que se sumaron otras campañas como la de Brad Pitt en los 90. Pero realmente hasta hace bien poco no se han contemplado piezas elaboradas y confeccionadas con detalle…

Quizá el esfuerzo de destacadas firmas del sector y la influencia de famosos y modelos haya contribuido a despertar, con el paso del tiempo, ese gusto por el estilo y la seducción entre los hombres. Acciones que, poco a poco, han ido calando y haciendo mella en una mentalidad inicial y tradicionalmente cerrada a la idea de explotar el carácter seductor de su ropa interior. Así el actor Mark Wahlberg  impuso en su día la moda de mostrar la cinturilla de goma por debajo de los vaqueros. Y revistas, como GQ y su portada de un joven y atractivo Harrison Ford en calzones, abrieron las puertas a la exaltación pública  del encanto de las prendas íntimas masculinas.

En el actual siglo XXI las cosas son algo distintas. O mejor, son más extendidas y evidentes. Un consumidor que exige cada vez modelos más cómodos, de materiales de calidad, diseño moderno y líneas sensuales  porque presta más atención a lo que lleva bajo la ropa. Marcas que, por su parte, amplían la oferta e incluso la red comercial con  tiendas específicamente destinadas a este público. Una industria de la publicidad copada de anuncios con protagonistas de escándalo en ropa interior y celebridades que provocan y crean tendencias mostrando sus prendas íntimas bajo los vaqueros.

En realidad, nunca antes los hombres se habían cuidado tanto. Hace tan solo 100 años el panorama estaba repleto de franelas, piezas largas, escasa creatividad y muy pero que muy poca capacidad de seducción. Hoy en día, sin embargo, si se le pidiera a cualquiera que se bajase los pantalones y mostrase su ropa interior, no se vería nada que tuviera que ver con aquellos apagados tiempos. Más bien habría estampados frescos y juveniles, elegantes o sobrios, boxers o slips… modelos de todos los estilos pero siempre  cuidados, actuales y con encanto.  E incluso de lo más provocadores…Porque ya los hay que se atreven con encajes, transparencias y ligueros

¿Eres uno de ellos?

Encuentra tu marca y modelo de ropa interior en www.intimode.shop



Imagen: Pixabay

 

MALOS OLORES

Cuanto guardamos  la  ropa interior durante mucho tiempo en el armario corremos el riesgo de que nuestras prendas acaben emitiendo desagradables olores precisamente por la falta de oxigenación que sufren. Para evitar que suceda basta con tener en cuenta unas sencillas pautas que permitirán que respiren adecuadamente..

En primer lugar lo más aconsejable es dejar las prendas al aire libre una vez finalizado el planchado para que pierdan la mayor parte de la humedad acumulada y  mantengan el aspecto liso y uniforme. Nada más incómodo que enfundarse un artículo limpio que sin embargo luce arrugado y arrebujado.

Por otro lado, no hay que olvidar que los armarios, que pasan la mayor parte del día  cerrados, acumulan humedad lo cual crea un ambiente ideal para la proliferación de bacterias y hongos que pueden dañar nuestra indumentaria más íntima. Con un poco de atención y procurando los cuidados adecuados se puede evitar que el moho y el polvo la estropee de forma irremediable.

Para ello necesitamos unas sábanas viejas, un poco de carbón de barbacoa, un paño humedecido con vinagre  y un cepillo específico de ropa. El primer paso consiste en cepillar enérgicamente las prendas para liberarlas de cualquier partícula de polvo que pueda quedar en ellas. En segundo lugar, se procede a envolver las prendas con  las sábanas o camisas viejas para protegerlas del exterior lo máximo posible.

En este punto es importante recordar que el moho se desarrolla en ambientes oscuros y húmedos por lo que no conviene, en ningún caso, guardar prendas mojadas en el armario. Lo que se puede hacer, sin embargo, es colocar delante una lámpara encendida durante alguna hora o bien introducir algo de carbón de barbacoa para absorber cualquier pequeño exceso de humedad. También es crucial  tratar las manchas antes de acomodar los artículos en el ropero ya que estas facilitan la formación de superficies mohosas que atraen, además, insectos y parásitos que pueden causar importantes deterioros.

En cuanto al tipo de tejidos, algunos como la lana, seda y algodón exigen una mayor meticulosidad. De hecho nunca hay que guardarlos en contenedores herméticos porque impiden la respiración de los tejidos y , por tanto, favorecen la aparición de malos olores. Si, por la razón que sea, encontramos que los  molestos aromas ya han hecho acto de presencia,  lo mejor será  pasar un paño humedecido en vinagre por la superficie del armario y  abrirlo durante alguna hora para dejar que se ventile.

En definitiva, el vestuario más íntimo requiere de unas atenciones particulares para que los agentes externos o los ambientes enrarecidos no las estropeen y puedan disfrutar de una vida mucho más larga. No es nada difícil pero sí una práctica que debería convertirse en un hábito para lucir mejor nuestras prendas de interior.

Encuentra tu prenda ideal en www.intimode.shop

 

LIGUEROS PARA ELLOS.

Pensar en la posibilidad de que un hombre lleve liguero ya no es ciencia ficción sino una realidad que está marcando tendencia. Este nuevo accesorio, de aspecto similar a su homólogo femenino, llega cargado de promesas. De hecho, asegura poder mantener la camisa bajo el pantalón durante todo el día independientemente de los movimientos que realice el usuario. Un auténtico logro principalmente para aquellos que han acabado aburridos de poner en su sitio los bajos de la camisa una y otra vez.

Hasta ahora parecía que los cambios y perfeccionamientos estaban únicamente pensados para facilitar, mejorar o animar la vida íntima de las mujeres pero está claro que está llegando también el turno de los hombres con este innovador complemento. Recibe el nombre de S-holder y tiene un aspecto muy similar al de un par de suspensorios que cuentan con dos bandas elásticas ajustables a cuyos clips se enganchan los bajos de la camisa. Se adaptan a cualquier pierna y la flexibilidad de sus componentes permite una gran comodidad y  libertad de movimientos. La oferta también incluye diseños a medida que pueden fabricarse a gusto del consumidor.

Su creador, Nick Vene, de 21 años procedente de Eslovenia, afirma haberse inspirado  en su propia experiencia hasta dar con el diseño definitivo y la gama de tallas,  definidas en función de las distintas anchuras de muslo.Se considera un joven que simplemente acabó harto de ajustarse la camisa bajo el pantalón y que se topó con un mercado sin oferta alguna que pudiera resolver su problema. Fue precisamente esta falta la que le llevó a buscar por sí mismo una alternativa confeccionada con materiales de calidad y de diseño atractivo. Tardó apenas seis meses en idear un primer prototipo y otros cinco en llegar al producto final con tiras más elásticas, pinzas mejoradas y nuevos colores.

Lo cierto es que no es la primera vez que un pequeño invento causa una gran revolución en el mercado de la ropa interior. De hecho, en el 2013, la colección HommeMystere lanzó sujetadores con relleno y tangas con volantes para hombres con nombres tan excéntricos como Fiebre de la Jungla, Moulin Rouge o Olvídame o no asegurando ser prendas de lo más cómodas y «geniales para el día a día». Y, a pesar de que anteriormente ha habido muchos intentos fallidos de revolucionar el mercado íntimo masculino,  esta firma sigue creciendo y pisando fuerte.

Por ese motivo, el creador del S-holder se muestra optimista y cree firmemente que su apuesta también podrá cosechar grandes éxitos ya que, hasta ahora, «ha logrado satisfacer a muchas profesiones, desde abogados a comerciales  pasando por empresarios, contables, camareros o profesores» así como a otros muchos hombres que han podido olvidarse de tener que ajustarse continuamente la camisa por debajo del pantalón y han conseguido mantener un aspecto impecable sin complicaciones.

En definitiva, este liguero llega para hacer la vida más fácil para todos aquellos que que deban lucir  un look formal  y arreglado en su día a día y que, por supuesto, se animen a utilizar un accesorio íntimo que siempre ha estado ligado al mundo de la lencería femenina.

¿Quién se apunta?

Tu ropa interior de marca en www.intimode.shop

 

Fuente: dailymail/ puntofape/
Imagen: Solent News & Photo Agency

POR FIN SON SUYOS.

Hasta no hace mucho los calzoncillos formaban parte de un territorio olvidado por parte de la industria de la moda. O, al menos, eran considerados de escasa relevancia respecto a la glamourosa y versátil lencería femenina. Sin embargo, al tiempo que la oferta se ha ido multiplicando y diversificando, se ha experimentado un notable incremento de hombres que se preocupan por cuidar su aspecto interior. Una combinación perfecta para dotar de protagonismo a un sector habitualmente relegado a un plano secundario y, además, habitualmente dirigido por las mujeres.

Y es que comprar calzoncillos no estaba en manos de los hombres ya que, la mayor parte de las veces, este tipo de compras las hacían ellas (madres o esposas). Decidían cuándo y de qué manera era necesario renovar el cajón de la ropa interior de sus chicos, maridos, hijos e iban de tiendas para volver con lo que consideraban oportuno. Ellos, por su parte,  asumían esa elección como propia. Es decir, no se planteaban si el estampado era de su gusto, si el modelo era suficientemente anatómico o si el tejido era transpirable. No iban más allá porque tampoco concedían importancia a la compra de la ropa interior. Ni reparaban en el hecho de  que la decisión debía ser suya así como la responsabilidad de elegir aquello que mejor se adaptase a sus necesidades.

Pero atrás quedaron aquellos tiempos. Cada vez son menos los casos en los que los calzoncillos aparecen como por arte de magia en los cajones o se dejan en manos de terceros. Los hombres (la mayoría) han empezado a tomar las riendas de un asunto que les incumbe y mucho pues no dejan de ser ellos los usuarios finales. Estudian la oferta, valoran la opción más apropiada e incluso se lanzan a hacer el shopping íntimo por su cuenta (solos o acompañados). Eligen modelos, colores, tejidos, diseños…y se comprometen activamente en la selección de sus piezas interiores. Algo que tiene mucho más sentido que permitir que quienes nunca han usado un slip o boxer tomen la decisión.

Y este cambio de mentalidad también se ha traducido en un aumento de las compras por internet ya que, a pesar de todo, la mayor parte de los hombres no disfrutan de una tarde de compras tanto como lo pueden hacer las féminas. Por ese motivo, consideran que poder elegir los calzoncillos desde la comodidad de casa, es una alternativa de lo más atractiva y útil. Y, lo cierto, es que el mundo online compensa, de alguna forma, la escasa presencia física de tiendas especializadas para el público masculino. Al menos por el momento.

 

Encuentra las mejores firmas en INTIMODE.SHOP

Fuentes: underhunk/gq hombre
Imagen: Dreamstime.

LOS CALZONCILLOS Y EL AMOR.

Según diversos estudios, la preocupación de los hombres por su ropa interior es casi directamente proporcional a su necesidad de encontrar pareja. Así que, una vez hallan una relación estable dejan de prestar (en principio) tanta atención al tipo de prendas íntimas que utilizan. Sin embargo, ellas son siempre muy conscientes de qué les queda mejor, qué resulta más sensual o qué pueden elegir según el tipo de ocasión y momento del día. Y, por supuesto, aunque muchas veces no lo admitan abiertamente, se fijan mucho en lo que llevan sus parejas debajo de los pantalones…

Yourtango  publicó los resultados de un estudio realizado a mujeres a las que se les preguntaba  acerca de qué tipo de ropa interior preferían en sus hombres y, a la luz de las conclusiones que obtuvieron, podemos decir que los gustos varían según el físico e incluso la procedencia!  Por ejemplo, los tighty-whiteys (pequeños calzones blancos) fueron rechazados por la mayor parte de las encuestadas pero fueron mucho más benévolas con los foráneos y los consideraron aceptables si los usuarios eran extranjeros de anatomía impecable…O es David Beckham quien los luce o mejor dejar pasar…

Se inclinaron por los boxers briefs  (ajustados aunque más largos que los bikinis) para los chicos con muslos tonificados y un vientre cuidado (no necesariamente tableta de chocolate. Es decir, que la musculatura y firmeza física eran condiciones indispensables para apreciar este tipo de modelo en sus parejas.

Y para el resto de los mortales, categoría en las que la mayoría incluyó a sus chicos, preferían el bóxer: calzoncillo versátil  donde los haya, suave, largo, holgado y capaz de adaptarse a algunos kgs de más o a cuerpos menos atléticos que los de los anuncios publicitarios o las pasarelas.

El dato curioso que se desprendió de toda  esta encuesta es que las mujeres afirmaron que les gustaba ver que ellos ponían de manifiesto sus pasiones a través de su ropa interior. Es decir, que si eran entusiastas desenfrenados de la tecnología  por ejemplo, luciesen prendas con estampados inspirados en esta temática. En otras palabras, que apreciaban las versiones geek en la moda íntima de sus parejas….¿No resulta interesante como conclusión?

Evidentemente son resultados de una investigación que, a nivel particular, pueden no representar en absoluto los propios gustos. Sin embargo, dejan entrever pautas genéricas de las preferencias femeninas en lo que a calzoncillos se refiere. Y es que ellas también les gusta deleitarse  la vista tanto como a ellos….

Y tú ¿qué ropa interior prefieres en tu chico?

 

Fuentes: actitudfem/ enfemenino/ yourtango
Imagen: PIxabay

 

CÓMPRATELO TÚ.

Comprar un pijama puede ser algo sencillo para las mujeres ya que la oferta es amplia, los modelos infinitos y las posibilidades, tal vez, demasiadas. Sin embargo, no ocurre lo mismo con los hombres. Las tiendas especializadas en ropa de cama masculina no abundan en el mercado por  lo que renovar el armario de noche puede resultar bastante complicado, sobre todo si se carece de paciencia.

Muchos de ellos, ante la dificultad de buscar y encontrar un atuendo nocturno suficientemente cómodo y presentable (ya no hablemos de seductor), deciden optar por dormir en calzoncillos o en plan comando. Es decir, prescinden de todo vestuario con tal de no verse en la encrucijada de ir de compras y no encontrar lo que buscaban. Sin embargo, un conjunto para la noche siempre viene bien, especialmente para esas ocasiones en las que no se duerme en casa.

El problema suele surgir cuando ellos deciden delegar esta responsabilidad en otras personas (generalmente las madres) para que se ocupen de completar su  indumentaria del reposo sin tener en cuenta que los gustos maternales pueden rozar la ternura fácilmente. Un par de piezas con estampados navideños o de franela pueden acabar dando una imagen equivocada de uno mismo según qué contextos. De ahí la necesidad de que los hombres se encarguen personalmente de comprar sus pijamas en lugar de ceder el testigo por pereza o falta de tiempo.

Solo de esta manera podrán tener bajo control el efecto que producen cuando comparten dormitorio ya sea con un grupo de amigos o con alguien especial. Lo importante es que ahí fuera, aunque no tantas como para las féminas, existen opciones de lo más atractivas. Alternativas confortables, deportivas y atractivas que permiten dejar atrás esos conjuntos caseros en los que se acaba utilizando una camiseta agujereada, vieja o de propaganda. Al fin y al cabo, hay cosas que pueden permitirse en privado pero que no son tan aceptables en compañía. Y cosas,como comprarse un pijama,  que es mejor hacerlas uno mismo.

¿Dónde te lo vas a comprar tú?

Hazlo ONLINE en www.intimode.shop

CALZONCILLO POR DEBAJO.

Uno de los grandes debates más acalorados del verano suele ser, precisamente, si los hombres deberían o no llevar calzoncillos debajo de los bañadores. Los hay partidarios y detractores, como ocurre con la mayoría de cosas de la vida, pero, lo cierto es que cada una de estas alternativas tiene sus ventajas. La elección final, una vez más, dependerá de cada cual.

Por un lado, añadir una capa más al atuendo de baño, ofrece la discreción que muchos necesitan para sentirse seguros. Nada queda fuera de su lugar ni tampoco excesivamente marcado por lo que pueden caminar con la confianza de que no surgirán situaciones en las que quepa la posibilidad de sentirse incómodos. Por otro lado, esta alternativa brinda mayor libertad de movimiento en el sentido de que, sobre la toalla, pueden adoptar prácticamente cualquier postura sin miedo a que alguna área íntima quede indebidamente expuesta…

Sin embargo, prescindir del uso de prendas interiores por debajo de los bañadores, favorece un secado más rápido y completo del conjunto. No olvidemos que las  piezas íntimas no están preparadas para el uso en piscina o playa por lo que mantienen la humedad durante más tiempo, pesan más (dificultando la flotación en el agua), pueden causar molestias e irritaciones y resultar menos higiénicas en remojo.  Por este motivo,muchos prefieren descartarlas para el baño. Además, así se evitan tener que  pensar en una apropiada combinación de colores y estampados entre los calzoncillos y el bañador. Es decir, que no necesitan romperse la cabeza con el estilismo.

Atajar las inseguridades o apostar por la comodidad son dos opciones completamente distintas pero ambas totalmente aceptables. Los gustos personales, en cada caso, son los que harán inclinar la balanza por la doble capa o por el bañador a la hora de disfrutar del verano y de un buen chapuzón. Además, hay quienes consideran que esta combinación puede resultar de lo más sexy, sobre todo tras haber visto famosos como David Beckham o Ronaldo  luciéndola en la playa. Existen incluso firmas que trabajan modelos que simulan la goma exterior de la ropa interior…En fin,  que no debemos sorprendernos para nada si contemplamos este verano  algún que otro calzoncillo sobresaliendo por debajo de los bañadores masculinos…

¿A tí qué te va más? ¿Eres de los de «con» o «sín»?

www.intimode.shop

 

TRANSPARENCIAS MASCULINAS.

Las transparencias en la ropa interior masculina es una moda que está causando verdadero furor en los últimos años. Y así, cada vez son más las firmas del  sector que se suben al carro de la coquetería e  incorporan  atrevidos modelos de tejidos traslúcidos y de rejilla para hombres que desean sentirse poderosamente sexys.

Una moda que está experimentando un fuerte crecimiento gracias a la demanda de un público masculino siempre más atento al vestuario íntimo y menos cohibido a la hora de manifestar su erotismo. Tendencia que rompe drásticamente con un mercado históricamente tradicional cuyos principales intereses han sido el confort y la practicidad.

La controversia está servida. Por un lado  ciertas marcas, conscientes del tirón de este cambio en la mentalidad de algunos hombres, ponen en marcha todos sus mecanismos creativos para confeccionar piezas (boxers, slips, tangas…etc) que desbordan una provocación a veces disimulada con estampados y colores suaves. Por otro lado están quienes consumen sus productos y animan su vida interior con modelos que quebrantan los cánones de la seducción masculina. Y, finalmente, se encuentran los que se unen a la  corriente de detractores que tachan esta moda diferenciadora de poco viril e incómoda.

Gustos dispares que muestran el amplio abanico de estilos que existen. De hecho hay quienes van más allá y consideran que lo más confortable es ir en plan comando y prescindir de cualquier tipo de prenda íntima para asegurar la total transpirabilidad y la  libertad de movimientos. Pero, al margen de esta última alternativa, lo que resulta evidente es que la ropa interior de los hombres está experimentando una importante metamorfosis en respuesta a un público cada vez más dispuesto a romper límites y a experimentar tanto (o casi tanto) como se hace en el mundo de la lencería femenina.

Que después estas propuestas rompedoras atiendan las necesidades de comodidad, estabilidad anatómica, ligereza y flexibilidad es una cuestión personal. Donde unos pueden encontrar molestias, otros se pueden topar con el máximo confort. Y, de igual manera, el look interior que ofrecen es más o menos apreciado según el sentido de la estética que tenga cada uno. Lo que está demostrado es que si se oferta es porque se demanda… ¿Estamos ante un nuevo concepto de seducción y erotismo masculinos? ¿Perteneces a la nueva era?

Imagen: Puntofape

POR SU NOMBRE.

Todos sabemos qué es un calzoncillo y la mayoría no tenemos problemas para distinguir entre un slip y un bóxer. Pero, a pesar de las apariencias, el mundo íntimo masculino no termina ahí. Con el auge del interés de la industria de la moda en este sector se van normalizando modelos que, hasta ahora, habían permanecido ocultos, circunscritos a un determinado tipo de público o tachados de lascivos. Sin embargo, poco a poco se va haciendo más palpable una realidad:  a los hombres también les gusta provocar y sentirse sexys a través de su ropa interior.

Empecemos por lo fundamental y es una definición de CALZONCILLO. Según la RAE es una «prenda que cubre desde la cintura hasta parte de los muslos y cuyas perneras pueden ser de longitud variable». Se puede considerar una reminiscencia de la calza que dió origen a nombres como calzón o calzoncillo. Aunque, según las regiones, adopta distintas nomenclaturas como gallumbos, sujetahuevos o escondenabos. Lo utilizaremos como el genérico para referirnos a esta familia de prendas. Veamos algunos tipos de calzoncillos:

BOXER: tiene forma de pantalón corto inspirado en los que se utilizan en el mundo del boxeo.  Suele incorporar una cintura elástica y bragueta con cierres diversos como botones, velcro y otros sistemas. Porque resulta holgado y cómodo muchos hombres se inclinan por este modelo…

BOXER BRIEF/SLIP: Viene a ser un híbrido entre el boxer y el slip y puede, o no, incorporar bragueta. Se pueden encontrar en largo (con una pernera de hasta 10 cm) o en corto (con una pernera de no más de 5 cm). También se le llama MINIBOXER… Suele triunfar entre los que buscan comodidad a la vez que sujeción.

LONG JOHN: Son los calzoncillos más largos ya que van desde la cintura hasta los tobillos. Se ajustan muy bien a las piernas y recuerdan a las antiguas calzas… Podrían parecernos de abuelo pero lo cierto es que están cada vez más de moda y conquistan a quienes huyen del frío en las estaciones más severas.

SLIP: Es ajustado y sin perneras. Mantiene los genitales en posición fija por lo que resulta muy recomendable para la realización de actividades deportivas. No obstante, suele estar contraindicado para los hombres con problemas de fertilidad ya que se dice que la compresión que ejerce puede afectar a la producción de espermatozoides.

SUSPENSORIO (jockstrap): Se le considera una variante del slip y está específicamente concebido para proteger los genitales masculinos en actividades vigorosas. Su diseño eleva los testículos y los separa del escroto con lo que previene los fastidiosos roces y reduce el impacto testicular. Además conservan menos la humedad por lo que resultan muy frescos. Son muy funcionales pero también gozan de una elevada carga erótica…

TANGA: Consiste en una cinta elástica (de grosor variable) en la cintura con una cazuela genital de cuya base parten dos tiras (cada una para un lado) que dejan el trasero al aire. El mercado ofrece una amplia gama de este tipo de prendas donde la imaginación obra con total libertad dando lugar a transparencias, tejidos de leopardo, cintas de cuero, complementos varios…etc. Para los más atrevidos…

SUSPENSORIO DE DANZA: Incluye una banda elástica que sujeta la parte frontal, donde se encuentra la cazuela puede ser o no acolchada y la parte de atrás con una sola tira central (que lo diferencia del suspensorio deportivo) para evitar que se marque con los leotardos de baile. Resultan cómodos y muy discretos.

COLALESS: Es un slip cuya parte trasera consta de un tirante estrecho (de hasta un máximo de 2 cm) que se une a la cintura formando una T y deja al descubierto las nalgas. Se asemeja mucho al tanga femenino. Aquí hay que distinguir entre los que modelos cuya tira es una sola cuerda (G-string) y los que incluyen una banda algo más ancha (Thong). Esta distinción suele aplicarse también en la moda íntima femenina.

La lista puede extenderse ya que conforme se incorporan variaciones a cualquiera de estos básicos, surgen nuevos nombres para su comercialización. Sin embargo, al menos tras la lectura de este artículo, más de uno habrá descubierto algún modelo de cuya existencia no tenía conocimiento (a menos que se trate de alguien muy puesto en el mundo de la moda íntima masculina). Esperamos haber contribuido a ampliar vuestro conocimiento sobre este sector que, sin duda alguna, está ganando popularidad en una sociedad, hasta ahora, volcada en la lencería femenina.

Si quieres encontrar el modelo que buscabas, recuerda pasarte por www.intimode.shop.

 

Fuente: comocubriruncuerpo/
Imágenes: Pixabay.