EL DESPERTAR MASCULINO.

Hasta ahora la mayoría de los hombres ha pasado de largo de la idea de utilizar ropa interior sexy…Es más, ellos siempre han privilegiado la comodidad y la practicidad antes que la moda o el diseño de los calzoncillos. No obstante, en los 80 ya comenzaron a producirse ciertas referencias eróticas en el ámbito de la ropa interior masculina con anuncios como el de Levi’s y aquél Nick Kamen que se desprendía de sus vaqueros para lavarlos y quedaba medio desnudo con su bóxer blanco y su cuerpo escultural. Un paso adelante al que se sumaron otras campañas como la de Brad Pitt en los 90. Pero realmente hasta hace bien poco no se han contemplado piezas elaboradas y confeccionadas con detalle…

Quizá el esfuerzo de destacadas firmas del sector y la influencia de famosos y modelos haya contribuido a despertar, con el paso del tiempo, ese gusto por el estilo y la seducción entre los hombres. Acciones que, poco a poco, han ido calando y haciendo mella en una mentalidad inicial y tradicionalmente cerrada a la idea de explotar el carácter seductor de su ropa interior. Así el actor Mark Wahlberg  impuso en su día la moda de mostrar la cinturilla de goma por debajo de los vaqueros. Y revistas, como GQ y su portada de un joven y atractivo Harrison Ford en calzones, abrieron las puertas a la exaltación pública  del encanto de las prendas íntimas masculinas.

En el actual siglo XXI las cosas son algo distintas. O mejor, son más extendidas y evidentes. Un consumidor que exige cada vez modelos más cómodos, de materiales de calidad, diseño moderno y líneas sensuales  porque presta más atención a lo que lleva bajo la ropa. Marcas que, por su parte, amplían la oferta e incluso la red comercial con  tiendas específicamente destinadas a este público. Una industria de la publicidad copada de anuncios con protagonistas de escándalo en ropa interior y celebridades que provocan y crean tendencias mostrando sus prendas íntimas bajo los vaqueros.

En realidad, nunca antes los hombres se habían cuidado tanto. Hace tan solo 100 años el panorama estaba repleto de franelas, piezas largas, escasa creatividad y muy pero que muy poca capacidad de seducción. Hoy en día, sin embargo, si se le pidiera a cualquiera que se bajase los pantalones y mostrase su ropa interior, no se vería nada que tuviera que ver con aquellos apagados tiempos. Más bien habría estampados frescos y juveniles, elegantes o sobrios, boxers o slips… modelos de todos los estilos pero siempre  cuidados, actuales y con encanto.  E incluso de lo más provocadores…Porque ya los hay que se atreven con encajes, transparencias y ligueros

¿Eres uno de ellos?

Encuentra tu marca y modelo de ropa interior en www.intimode.shop



Imagen: Pixabay

 

POR FIN SON SUYOS.

Hasta no hace mucho los calzoncillos formaban parte de un territorio olvidado por parte de la industria de la moda. O, al menos, eran considerados de escasa relevancia respecto a la glamourosa y versátil lencería femenina. Sin embargo, al tiempo que la oferta se ha ido multiplicando y diversificando, se ha experimentado un notable incremento de hombres que se preocupan por cuidar su aspecto interior. Una combinación perfecta para dotar de protagonismo a un sector habitualmente relegado a un plano secundario y, además, habitualmente dirigido por las mujeres.

Y es que comprar calzoncillos no estaba en manos de los hombres ya que, la mayor parte de las veces, este tipo de compras las hacían ellas (madres o esposas). Decidían cuándo y de qué manera era necesario renovar el cajón de la ropa interior de sus chicos, maridos, hijos e iban de tiendas para volver con lo que consideraban oportuno. Ellos, por su parte,  asumían esa elección como propia. Es decir, no se planteaban si el estampado era de su gusto, si el modelo era suficientemente anatómico o si el tejido era transpirable. No iban más allá porque tampoco concedían importancia a la compra de la ropa interior. Ni reparaban en el hecho de  que la decisión debía ser suya así como la responsabilidad de elegir aquello que mejor se adaptase a sus necesidades.

Pero atrás quedaron aquellos tiempos. Cada vez son menos los casos en los que los calzoncillos aparecen como por arte de magia en los cajones o se dejan en manos de terceros. Los hombres (la mayoría) han empezado a tomar las riendas de un asunto que les incumbe y mucho pues no dejan de ser ellos los usuarios finales. Estudian la oferta, valoran la opción más apropiada e incluso se lanzan a hacer el shopping íntimo por su cuenta (solos o acompañados). Eligen modelos, colores, tejidos, diseños…y se comprometen activamente en la selección de sus piezas interiores. Algo que tiene mucho más sentido que permitir que quienes nunca han usado un slip o boxer tomen la decisión.

Y este cambio de mentalidad también se ha traducido en un aumento de las compras por internet ya que, a pesar de todo, la mayor parte de los hombres no disfrutan de una tarde de compras tanto como lo pueden hacer las féminas. Por ese motivo, consideran que poder elegir los calzoncillos desde la comodidad de casa, es una alternativa de lo más atractiva y útil. Y, lo cierto, es que el mundo online compensa, de alguna forma, la escasa presencia física de tiendas especializadas para el público masculino. Al menos por el momento.

 

Encuentra las mejores firmas en INTIMODE.SHOP

Fuentes: underhunk/gq hombre
Imagen: Dreamstime.