MUCHO PECHO.

Lo que las mujeres de mucho pecho deberían buscar en un sujetador.

Un pecho voluminoso requiere unos cuidados específicos de sujeción, comodidad y realce que no siempre las féminas tienen en cuenta a la hora de comprar un sujetador.  Y eso que se trata de una de las piezas íntimas más relevantes y complicadas en el armario de cualquier mujer. Es más, se puede decir que, junto a la fabricación de zapatos,  la confección de un sujetador es el proceso que mayor inversión en diseño, preproducción, recursos técnicos y procesos de calidad exige.  De ahí que el precio sea siempre algo elevado (si la prenda es de calidad).

Pero ¿por qué confiar en marcas de referencia? Precisamente porque son las que realmente se emplean a fondo para diseñar productos que respondan a las exigencias de una pieza de tal importancia del vestuario íntimo femenino. Además, en el caso de senos de tamaño considerable, es crucial recurrir a estas firmas ya que conocen muy bien los pormenores de este mundo y saben ofrecer soluciones prácticas y fiables. ¿Cómo cuáles?

Un sujetador de calidad para volúmenes amplios debería incluir costuras. Si bien en los 80 se promocionaron con intensidad los modelos seamless, en realidad, no son nada recomendables para mujeres con mucho pecho. Y es que las costuras son  los verdaderos pilares de la construcción de cualquier brassiere.  Son la base que da forma y sujeción. Sin ella no es posible mantener nada en su sitio. No hay que olvidar, además, que se han producido grandes avances a este respecto y que las costuras del pasado no tienen que ver con las de ahora. Hoy en día se ha alcanzado un nivel casi perfecto en el que se logra delinear la forma natural y se ofrecen muy distintos modelos  para poder abarcar una amplia variedad de opciones para todos los gustos.

Los tirantes deberían estar fusionados con la banda para ayudar a distribuir el peso por toda la prenda. Un sujetador confeccionado de este modo no dará la sensación de ser estrecho y ofrecerá la suficiente rigidez para sujetar así como la suficiente elasticidad para adaptarse a las propias formas.

En cuanto a la talla, lo cierto es que la mayor parte de las mujeres tienen una idea errónea de cuál es la que deberían utilizar. En general se ignora que la medida de la copa va ligada a la de la banda o que el tallaje puede variar según la marca de la que se trate. Por este motivo es muy recomendable tomarse las propias medidas o recurrir a un profesional para que las tome. De esta manera, resultará más sencillo saber de antemano si la prenda elegida puede ser adecuada o no.

Como se aprecia, los miramientos que hay que tener a la hora de comprar un sujetador son tantos. Y más cuando se trata de asegurar una sujeción que puede ayudar a evitar daños físicos (dolores de espalda, por ejemplo). Es decir, que no se trata de una mera cuestión estética o de confort, sino de salud. Otra cosa es que, además, se puedan encontrar modelos con diseños atractivos que aporten sensualidad y glamour. Y, por supuesto, es posible. Solo hay que dedicar tiempo y mucho mimo para dar con la prenda perfecta.

Encuéntrala en www.intimode.shop



Imagen: Pixabay