¿POR QUÉ LO DEJAN?

adolescentes

Según recientes investigaciones las mujeres comienzan a abandonar los deportes y a saltarse las clases de gimnasia al inicio de la pubertad, cosa que no se refleja en los hombres de la misma edad. ¿La razón?

De acuerdo con el último estudio realizado por The Journal of Adolescent Health http://goo.gl/wWVHwk en Estados Unidos, el motivo de tal renuncia al deporte se debe al desarrollo de los pechos y el efecto que dicho cambio produce en las adolescentes.Tres cuartos de las 2.089 estudiantes de entre 11 y 18 años que formaron parte de la investigación, declararon estar preocupadas por sus pechos (tamaño y efecto del sostén entre otros…), por tener que cambiarse de ropa en los vestuarios delante de otras compañeras y por el impacto de realizar movimientos bruscos en cualquier actividad deportiva.

La pubertad de por sí marca un antes y un después en la vida de las jóvenes y, como vemos, afecta directamente a su personalidad y estilo. En el mejor de los casos se sienten atractivas pero, como demuestra la investigación, en la mayoría de los casos tienden a experimentar vergüenza y timidez. Pero no solo su autoestima se ve perjudicada, sino también su salud. Adoptan posturas dañinas como encorvarse para ocultar los pechos; ven incrementados sus niveles de estrés al preocuparse por cuestiones que desconocen (como el cáncer de mama que es prácticamente inexistente a su edad); no utilizan sujetadores apropiados aumentando el riesgo de daños en el tejido pectoral; abandonan la actividad física…etc. En definitiva, sufren sus mentes, sufres sus espíritus, sufren sus cuerpos.

Más del 90% de las chicas que participaron en el estudio previamente citado, pusieron de manifiesto su interés en saber más sobre los sujetadores deportivos (ni un 10% de ellas había utilizado nunca uno) y sobre el efecto que provocaba la práctica del deporte en los senos, evidenciándose de esta manera la escasa educación que existe en este ámbito.Al preguntarles si estarían interesadas en recibir información sobre dichos temas por web, apps o por medio de una enfermera, la gran mayoría respondió que preferían una charla individual con una profesora. Es decir, que necesitan que sea una conversación a nivel personal y con una mujer de confianza. Esto implica que la responsabilidad de cubrir esta laguna formativa de las jóvenes cae en manos de las féminas de su círculo más íntimo: madres y educadoras, principalmente.

Sería positivo intentar  echarles una mano para que conozcan mejor su cuerpo y sepan elegir las prendas adecuadas contribuyendo así a reducir sus temores, a aliviar algunas de sus preocupaciones, a fomentar la confianza en sí mismas y a evitar que abandonen el deporte. Aunque, si tenemos en cuenta que, al menos en este país (España), el 70% de las mujeres adultas no saben elegir el modelo y talla adecuados de sujetador (http://goo.gl/VefZg1), tal vez deberíamos hablar de una laguna formativa generalizada en nuestra sociedad.


¿Y tú, sabes elegir?

 

Fuente: The New York Times (well.blogs.nytimes.com)
Imágenes: Pixabay.

 

 

DIME QUÉ CALZONCILLO LLEVAS Y TE DIRÉ QUIÉN ERES.

 

montaje-dimequellevasok

Algunas investigaciones sobre la elección de ropa interior por parte de los hombres nos ayudan a entender algunas cosas. Hay un estudio en concreto, que se ha realizado en Inglaterra,  y que ofrece como resultado un mapa, subdividido en áreas geográficas según la tipología de prendas íntimas que llevan. Así pues, al parecer los escoceses prefieren los boxer elastizados, los habitantes de las Midlands adoran los slips bicolor mientras que los del Sudeste son adictos al boxer clásico y holgado.

¿Qué lleva a optar por unos u otros?
Seguramente sus diferentes cualidades…

El boxer elastizado:
Resulta cómodo y práctico, sobre todo para los hombres con un ritmo acelerado de vida, cosa que va muy ligado a las grandes ciudades. Lo bueno es que no se marcan por debajo de los pantalones y son una elección óptima para hacer deporte combinados con una camiseta de algodón negra o blanca. Para hombres seguros de sí mismos y a los que les gusta tener las cosas bajo control…

Los calzoncillos largos:
Son una prenda que tampoco se marca por debajo de los pantalones y combaten el frío invernal como ninguna otra. Para aquellos que habitan en lugares en los que las temperaturas son decididamente bajas y dan prioridad a mantener el calor corporal más que ir a la moda o al sentirse sexys.

El boxer americano:
Es ligero, delicado y muy confortable pero, al no ser elastizado, podría crear un antiestético aspecto de espesor y desorden bajo los pantalones. Muchos lo utilizan como pijama y, alguno de los modelos más solicitados, son tanto el clásico de rayas azules como el blanco liso. Puede que a las mujeres no les parezca la elección más sexy pero si vale para los hombres que necesitan holgura y se manejan bien con los pliegues que puedan ocasionarse.

El slip:
En negro o azul marino pero también en blanco son los preferidos por la mayor parte del público masculino. Se le considera la prenda más cómoda de todas porque dejan las piernas libres y no limitan los movimientos de ninguna forma. Algunas mujeres lo consideran poco viril pero es, desde luego, el modelo más reclamado en las tiendas. Para hombres presumidos que creen en su potencial.

¿Cuál es el tuyo?
Encuéntralo en www.ropainterioronline.com.

 

Fuente: donsaro.it. 
Imágenes: pixabay. 

EL PELIGRO DE LA ROPA AJUSTADA.

fajasypeligros

Con el fin de lucir más esbeltos, muchos hombres y mujeres optan por usar fajas en el área abdominal, pero desconocen que esta práctica podría llegar a interrumpir la respiración normal y causar desmayos. También hay quienes usan una talla menor de la que realmente deberían vestir, lo que puede causar daños a la salud. Un especialista cuenta cuáles son las consecuencias negativas de usar ropa ajustada.

El uso prolongado de ropa ajustada con el objetivo de reducir tallas podría traer algunas situaciones perjudiciales para la salud. En el caso de fajas u otras prendas que presionen el tórax, su uso podría interrumpir los procesos respiratorios normales al impedir un normal desplazamiento de la caja torácica y, en un caso muy extremo, la falta de una correcta ventilación podría provocar déficit de oxígeno, pasando por mareos y llegar a desmayos”, advierte Álvaro Quiroz, docente de la Escuela de Pedagogía en Educación Física de la Universidad del Pacífico.

Asimismo, ponerse una faja reductora o ropa demasiado ceñida a la piel de forma recurrente y por un tiempo prolongado, podría causar la aparición de várices y debilitamiento de los músculos. Además, según la Sociedad Española de Cardiología, el uso continuado de ropa demasiado ajustada al cuerpo podría provocar problemas cardíacos, ya que dificulta la circulación sanguínea.“La presión de una faja sobre la región abdominal podría generar disminución de la baja movilidad gastrointestinal, alterando las funciones digestivas. Otra alteración gástrica posible sería que los líquidos gástricos ascendieran, produciendo reflujo o inclusive úlceras estomacales. En tanto, prendas excesivamente ajustadas, como jeans, pueden provocar alteraciones en la postura y producir molestias en la zona lumbar”, asegura el académico de la U. del Pacífico.

Usar ropa interior muy apretada también aumentaría la posibilidad de generar infecciones en la zona genital de las mujeres, mientras que en los hombres la situación provocaría una baja en la calidad y cantidad de espermatozoides. Según un estudio de la Universidad de Toulouse (Francia), los bóxer o slip demasiado ajustados suben la temperatura en la zona, lo que afectaría la movilidad y morfología de los espermatozoides.

“El vestir en el tren inferior prendas muy ajustadas, como por ejemplo ropa interior que dice ‘afinar la figura’, podría interferir en el retorno venoso, generando retención de líquido en algunas zonas e inclusive producir celulitis en quienes no la presentan. Asociado al uso de ropa interior ajustada va un aumento de la temperatura y baja ventilación en la zona genital, lo que podría provocar el aumento de infecciones producto de hongos y bacterias, especialmente en las mujeres. En tanto, en hombres, el uso de ropa interior muy ajustada podría provocarles una baja en la producción espermática”, asegura el experto.

Finalmente, el especialista recalca que existe una diferencia sustancial entre las prendas ajustadas, como fajas y otros modelos, y la ropa deportiva, ya que aunque esta última también se ciñe al cuerpo, su uso no provocaría ninguna de las consecuencias antes descritas.

Hoy en día, la tecnología de la ropa deportiva ha producido prendas especialmente diseñadas para mejorar el rendimiento. Estas prendas no buscan esconder incómodos ‘rollitos’, sino que presentan costuras o telas especiales que son más ajustadas en algunas zonas para optimizar el uso energético del deportista. También existen calcetas o calzas de running que sí favorecen el retorno venoso, evitando la fatiga y mejorando los proceso de recuperación post entrenamiento”, concluye Álvaro Quiroz, docente de la Escuela de Pedagogía en Educación Física de la Universidad del Pacífico y Magister en Fisiología del Ejercicio.

Dado lo que comentan en este artículo, desde ropainterioronline.com queremos recordaros una vez más la importancia de utilizar las fajas y prendas moldeantes con cautela. Haced buen uso de ellas y ¡disfrutadlas en vuestras ocasiones especiales !

Encuentra la tuya en www.ropainterioronline.com

Fuente: login.cl noticias
Imágenes: pixabay

 

REVOLUCIÓN CURVY

curvyrev

La revolución de las curvas es ya un hecho. Lo confirma Instagram con imágenes de famosas que reivindican la belleza de la mujer real, sin ayuda de Photoshop o las campañas de marcas de referencia con féminas que no esconden ninguno de los que, hace no mucho, hubieran sido considerados defectos deleznables. Por su parte, la empresa creadora de la mítica rubia, delgada, supuestamente perfecta Barbie, criticada en el pasado por fomentar un modelo insano de mujer de extrema delgadez, comercializará próximamente 33 nuevas muñecas con perfiles físicos que pretenden ser más cercanos a la realidad.

El mensaje que pretenden transmitir unos y otros  es claro: para ser feliz es vital aceptarse como se es, apreciando cada centímetro de nuestro cuerpo. valorarnos y dignificar cada centímetro de piel, sacarnos el máximo partido sin intentar transformarnos en algo que no somos, lucir nuestro atractivo y aligerar nuestros puntos débiles. Ser lo mejor que podamos ser sin dejar de ser lo que somos.

Para las MUJERES CON CURVAS que andéis un poco perdidas, os brindamos unos consejos que esperamos os resulten útiles:

1- Identificad vuestra figura.
Miraos en el espejo, sin reparo. No hay nada de qué avergonzarse. En serio.
Y para las que buscais inspiración… http://www.abeautifulbodyproject.org/

2- Evitad las últimas tendencias de la moda.
No siempre irán de acuerdo con vuestra figura y, además, están en continua evolución. Que algo esté de moda no significa que sea un deber vestirse de esa manera. Debéis seguir vuestro estilo, no el de las pasarelas, a menudo, tan lejos de la realidad.

3- Añadid color.
Los colores son vuestros aliados, jugad con ellos. Usad los colores fuertes para enfatizar vuestros puntos fuertes y alejar la atención de las zonas más críticas con colores claros.

4- Elegid con cabeza.
Lo importante es que os sintáis cómodas, seguras y sexys.  Playtex (a la venta en www.ropainterioronline.com), por ejemplo, ofrece prendas de interior elegantes, sencillas y de gran calidad que os ayudará a gozar de vuestras curvas y a disimular vuestros puntos débiles.

5- Recordad: La talla es solo un número.
No caigáis en la tentación de comprar una talla más pequeña solo porque os hace sentir mejor. Es un engaño de la mente que, a la larga, solo os producirá incomodidad y malestar bajo la ropa. Difícilmente una prenda concebida para un tipo de mujer esbelta podrá sentaros bien. Y con más razón, hoy en día existen lineas de ropa estudiadas a posta para mujeres con curvas exaltar su belleza sin perder de vista el espíritu de la moda. Apostad por ellas.

PORQUE ….El estilo NO tiene talla.

www.ropainterioronline.com

 

Fuente: donsaro.it 
Imágenes: pixabay/ photobucket

 

EL ABC DE LA ROPA INTERIOR. Parte II.

montaje-glosario-ii

¿Os acordáis que anteriormente publicamos un pequeño diccionario de vocablos ligados al mundo de la ropa interior? Era tan amplio que quisimos racionar el contenido para aligerar un poco el estudio. Os pasamos la segunda y última parte del artículo confiando en que os hayamos ayudado a aprender algunos conceptos básicos de este íntimo glosario…

Nos quedamos en la P de….

PICARDÍAS: Prenda de vestir femenina compuesta por un pequeño camisón, normalmente de gasa, tul, con bordados,blondas….etc y unas bragas o tanga de diferentes estilos. Las transparencias, los elementos decorativos como lentejuelas o lazos y otros como orificios o cremalleres suelen formar parte de la prenda. Por su propia concepción son atrevidos y sofisticados y su función principal es servir de complemento de belleza y de seducción.

PIJAMA: Prenda ligera para dormir, compuesta de chaqueta o blusa y pantalón.

PILLING: Bolitas que se forman en la superficie de algunas telas.

POLISÓN: Armazón que, atado a la cintura, usaban las mujeres del siglo XIX para que abultasen los vestidos por detrás creando una imagen de cintura más estrecha. Fue un elemento básico del vestuario femenino de la Belle Epoque.

PRINCESA: Traje ajustado al cuerpo en el que las piezas van sin interrupción desde el hombro hasta el borde de la base, ensanchándose a partir de la cintura y produciendo así una falda ancha.

PUNTO: Se llama así a una clase de tejido de algodón, lana, seda o fibras sintéticas, confeccionado a mano con agujas o ganchillo o fabricado a máquina. Se caracteriza por su flexibilidad, elasticidad y facilidad de adaptación al cuerpo. El uso masivo del tejido de punto, elaborado mediante los más diversos sistemas, es una característica primordial del siglo XX, empezando su carrera ascendente a partir de la confección de un nuevo tipo de ropa interior femenina y masculina y también de la generalización de las prácticas del deporte. En las primeras dos décadas del siglo la progresiva utilización del jersey introduce además las técnicas de elaboración artesanales que después pasaran a ser tejidas a maquina.

ROPA INTERIOR: La que se lleva debajo del vestido y otras prendas de uso exterior.

SLIP: prenda de ropa interior masculina que cubre desde la cintura hasta el nacimiento de los muslos. En algunos casos las perneras cubren hasta más abajo. Se utilizan para proteger la zona genital (pene y testículos) del contacto continuo con la ropa exterior, que suele ser más áspera.

SUJETADOR O SOSTÉN: Las primeras en utilizarlo fueron las mujeres cretenses unos 1.700 años a. de C. Pero el sujetador, tal y como lo conocemos hoy, es reciente; nació en 1914 pero su uso se generalizó en los años cincuenta. Después, con la influencia del movimiento beatnik y la moda de lo natural, tuvo cierto retroceso, recuperado en los últimos años, para resurgir convertido en la estrella de la lencería femenina. Ha habido innovaciones notorias como el Wonderbra, entre otras.

SUSPENSORIO (o suspensor)- Tipo de calzoncillo diseñado para proteger los genitales masculinos durante una actividad vigorosa o deportiva. El modelo típico consiste en una banda elastizada en la cintura con una bolsa de soporte donde colocar los genitales y dos tiras que van desde la base de la bolsa, una hacia el lado izquierdo y la otra al derecho. En alguna de sus variantes, la bolsa puede contar con una coquilla para mayor protección.

SUPERPONER: Poner una pieza o elemento sobre otra.

TANGA: Prenda de ropa interior, tanto para hombres como para mujeres, que por delante cubre los genitales y cuya parte trasera incluye una delgada cuerda (de uno a dos centímetros), que se une a la cintura a través de un triángulo o de una T, dejando al descubierto ambos glúteos.

TONTILLO: Especie de faldellín o guardapiés que usaban antiguamente las mujeres con aros de ballena o de otra materia puesta a trechos para ahuecar el resto de la ropa. Esta prenda se popularizó en España en la segunda mitad del siglo XVII bajo el reinado de Carlos II viniendo a sustituir el aparatoso guardainfante propio del reinado de Felipe IV.

TEDDY: Ropa interior que comprende una camisola y un bikini.

TOP: Prenda femenina, generalmente corta, que se ajusta a la parte superior del cuerpo.

TRAJE DE BAÑO: Prenda de baño femenino de una sola pieza.

VELO: Lienzo o tul transparente y fino o de encajes con el que se cubre la cabeza o la cara como adorno o manifestación de luto cuando es negro.

VESTIDO INTERIOR: Bata con sostén que se pone por encima de las otras prendas interiores.

VISCOSA: Rayón de celulosa regenerado de tipo económico que se usa en las telas para el hogar o la industria.

WONDERBRA ( literalmente sujetador maravilloso): Tipo de sujetador realzador que saltó a la fama en la década de los 90.  Se convirtió en uno de los brassieres más vendidos y es virtualmente idéntico al modelo actual.

Sin lugar a dudas, los expertos en la materia echarán de menos la presencia de algún que otro vocablo pero lo cierto es que no era nuestra intención ser exhaustivos. Más bien la idea era agrupar una serie de conceptos básicos para que, al abordar la temática de la ropa interior, no nos sorprenda una buena cara de pocker…

¿Lo hemos conseguido? En ropainterioronline.com esperamos que si!

 

Fuente: patronajesblanca/ myslide.es/glosario-ropa-interior / wikipedia.(http://myslide.es/documents/glosario-ropa-interior.html)
Imágenes: pixabay

 

HILO DE ESCOCIA…¿REALMENTE VIENE DE ESCOCIA?

montaje-hilo-de-escocia

Si os dijéramos que tiene bastante poco que ver con Escocia y  que se le relaciona más con Egipto o Inglaterra, ¿no os quedaríais de piedra?

El hilo de Escocia  procede del algodón, pero el frío y la humedad del clima escocés no favorecen su cultivo. Para comprender sus orígenes debemos hablar del algodón de corte largo egipcio, una variedad muy solicitada que crece cerca del Nilo y que es perfecta para un hilado resistente, fino y cómodo, muy parecido a la seda.

La conversión de este tipo de algodón en hilo de Escocia, implica una serie de procesos de elaboración para asegurar su máxima calidad y durabilidad. Uno de ellos es el tratamiento que recibe el nombre de mercerización y que fue puesto en práctica por primera vez en Inglaterra a mediados del siglo XIX por parte de John Mercer. Gracias a su aportación, completamente inglesa, podemos disfrutar de las cualidades de este tejido a día de hoy.

Y entonces, ¿qué tiene que ver Escocia en todo esto? La respuesta no resulta muy clara. Por un lado se cuenta, por ejemplo, que pocos años después del nacimiento de la mercerización, un productor italiano de calcetines  que viajaba por Escocia, coincidió con John Mercer en persona y le convenció para introducir dicho proceso en Italia, aplicándolo al hilado egipcio. Y el hecho de haberse conocido en ese país dió nombre al tipo de tejido. Otras versiones apuntan a que el nombre de Hilo de Escocia procede del hecho de que fue en Escocia cuando, por primera vez, el algodón egipcio fue sometido al proceso inventado por Mercer. En concreto, en la fábrica de  J&P Coats a Paisley, un pueblo escocés situado junto al río White Cart.

Sea cual sea la verdadera historia, se trata de un material natural que se obtiene del algodón más exclusivo y se somete a un proceso  que solo los algodones de alta calidad pueden superar: peinado, gaseado, retorcido y mercerizado. El resultado es un tejido resistente, brillante, transpirable, con importantes cualidades antialérgicas y antibacterianas. De ahí que, en nuestra oferta, incluyamos prendas realizadas con este material. Calcetines, camisetas, boxers….para quienes buscan calidad sin renunciar a la comodidad!

www.ropainterioronline.com

Fuente: perofil.it
Imágenes: Pixabay

 

ESAS ODIOSAS MARCAS.

marcasropainterior

Tu mejor conjunto puede verse arruinado por un pliegue desafortunado que no has conseguido disimular. Evitar que marque tu ropa interior no es tan difícil como parece.Te enseñamos algunos trucos, que tienen mucho de sentido común….

1- Piensa en la razón por la que se nota tu ropa interior.

Si esta es demasiado ajustada puede favorecer que tus glúteos sean interceptados por el pequeño elástico de tu braguita. La meta es evitar que se formen esas líneas para que sean invisibles en cualquier conjunto de ropa que utilices.

2- Selecciona la ropa interior adecuada a la forma de tu cuerpo.

Puede que  te lleve un poco de tiempo pero merece la pena el esfuerzo. Lo más importante es comprar prendas que se “ajusten” realmente a tu figura (no a lo que esperas o deseas que sea) y que cubran tus nalgas correctamente sin dar la impresión de que te están apretando. De lo contrario, si son demasiado holgadas o ceñidas, se formarán pliegues con facilidad.

Si eres de las que posee una figura algo masculinizada busca ropa interior con corte masculino. Los boxers, por ejemplo, tienen elásticos para evitar que se formen líneas y los materiales de los que están hechos  evitan que se te marque la ropa interior. Para las más esbeltas lo ideal son las prendas interiores de corte alto.

3- Escoge el tejido adecuado.

¿Y cuál es?- te preguntarás. El material elástico o spandex crea un ajuste sin problemas y eso puede ayudarte a evitar marcas indeseadas. El algodón, aunque sabemos que resulta más cómodo y común, es más susceptible de crear un aspecto arrugado. Sus elásticos son más gruesos y tienen mayor probabilidad de crear pliegues. Así que si no puedes renunciar a él, procura utilizarlo cuando lleves ropa holgada.

4- Ojo con el color.

Puede que estés contentísima con el color rosa de tu ropa interior y de cómo contrasta con tu traje negro, ¡pero la imagen cambia cuando te observas bajo una luz blanca! ¡Revelarás mucho más de lo que piensas! Si no eres de las más atrevidas, te aconsejamos prendas interiores de color piel para conjuntos en tonos claros y que reserves los negros y otras tonalidades más fuertes para tus conjuntos oscuros.

5- Opciones que no fallan.

El tanga, o similar, es una opción infalible para evitar los incómodos pliegues o marcas de tu ropa interior. El único peligro es que puede sobresalir por la parte inferior de la espalda si usas corte bajo en pantalones y faldas. De todas formas, si no te atreves con el tanga, puedes optar por los boxers masculinos, shorts o culottes cuyo corte largo permite eliminar las líneas del trasero siempre y cuando no lleves pantalones ajustados!!

6- Moldea tu figura con tu ropa interior.

Para las que huyen del tanga, existen otras opciones como la ropa interior moldeante. Son prendas que cubren unos centímetros por encima de la cintura y terminan casi hacia la mitad de los muslos por lo que difícilmente se marcan.  Ayudan a esculpir la figura y a esconder redondeces pero, recuerda, que no son aptas para el uso diario y que se deben utilizar con precaución.

7- ¡Atrévete!

Si eres lo suficientemente valiente como para hacer esto simplemente no uses ropa interior. Desde luego, no cabe duda de que así te aseguras de que no se va a notar a través de tu vestido. Y, además, puedes sentirte secretamente sexy. La desventaja es que la fricción con tu ropa puede causar una irritación vaginal bastante desagradable… Recuerda que debes sentirte siempre cómoda con tu ropa interior y nadie más que tú puede saber qué es lo que mejor te sienta. ¡Feliz por dentro, bella por fuera!

www.ropainterioronline.com

Fuente: es.wikihow.com
Imágenes: pixabay 

EL ABC DE LA ROPA INTERIOR. Parte I.

glosario

Cuando se habla de ropa interior se suele recurrir a los términos más comunes como sujetador, braga, tanga, corsé, copa, corpiño, encaje, nylon…que resultan muy conocidos por la mayoría de nosotros.  Pero el vocabulario relacionado con la moda íntima es de lo más amplio. ¿Sabéis qué es un bloomer o un escorponio? Solo por curiosidad os incluimos algunas de las palabras que forman parte de un glosario de lo más íntimo….Aquí va la primera parte.Nunca hubierais imaginado la amplitud de este vocabulario tan personal.

Comenzamos por los BLOOMERS: En el pasado eran una pieza de vestido que utilizaban, de forma exclusiva, algunas mujeres en 1850. Uno de sus propósitos era que las mujeres pudieran jugar deportes.

BODY: Cuerpo, en inglés. Prenda interior, habitualmente de algodón, de una sola pieza que cubre el tronco pero no las extremidades y que se cierra en la entrepierna mediante corchetes. Utilizada por mujeres y bebés.

BOXER (calzoncillo): Tipo de ropa interior para varones, o calzoncillo. Algunos hombres prefieren el bóxer al slip, que es más ajustado, debido a que no aprieta los genitales.

BRAGAS: Calzón o pantalón corto y ajustado, actualmente es aplicado la prenda interior femenina.

BRAGUETA: Prenda de vestir masculina que se usaba en los siglos XV y XVI para cubrir los genitales. Por extensión, abertura delantera de pantalones o calzoncillos con cierre de cremallera o botones.

BUSTIER: Prenda femenina que perfila la forma del cuerpo. Se asemeja al corsé pero es más corto. Tiene múltiples usos ya que puede utilizarse como sujetador  o como camisola para uso externo. También se emplea como enagua bajo la ropa exterior transparente si no se desea exhibir la zona pectoral.

CALCETÍN: Media de punto que cubre el tobillo y parte de la pierna.

CALZÓN: Pantalón de distintos largos que suele formar parte de un traje propio o característico de cierto lugar, época, acontecimiento o actividad; es una prenda principalmente masculina.

CALZONCILLOS: Prenda de ropa interior masculina que cubre desde la cintura hasta el nacimiento de los muslos. En algunos casos las perneras cubren hasta más abajo. Se utilizan para proteger la zona genital (pene y testículos) del contacto continuo con la ropa exterior, que suele ser más áspera. Hasta 1920 los hombres los llevaban largos. En el año 1939 nació el slip en Estados Unidos. Curiosamente, el 70 por 100 son comprados por mujeres.

CALZONCILLO LARGO: Similar a las antiguas calzas, cubre desde la cintura a los tobillos y se ajustan a la pierna. Suelen ser de algodón o franela. Algunos son térmicos y constan de dos capas de tela.

CAMISETA: Prenda generalmente sin mangas y, a menudo, ajustadas que se utilizan bajo la ropa exterior. Se caracterizan por su comodidad y facilidad de lavado.

CORPIÑO: Prenda de vestir femenina muy ajustada al cuerpo, sin mangas y que llega hasta la cintura.

CORSÉ: Prenda de uso interior muy ajustada, con ballenas (especie de varillas) y que comprime el cuerpo desde el busto hasta por debajo de las caderas.

CORSELETE: Traje con una pieza ajustada que reduce el estómago. Tambien se denomina así a una especie de faja apretada que se lleva por debajo del traje para estrechar la cintura.

CULOTE: Del francés culotte. Braga o pantalón muy corto que cubre la mayor parte de los glúteos. Se denomina de la misma forma al pantalón de ciclista acolchado.

ELÁSTICO: Lo que se estira por acción de alguna fuerza y cuando esta cesa recobra su disposición primitiva. Un género es elástico cuando se entretejen con los hilos otros muy delgados de caucho.

ENAGUAS: Falda o especie de saya ancha, generalmente blanca y con encajes de la cintura hasta el borde del traje y que se lleva debajo del mismo.

ENCAJE: Cierto tejido de mallas, lazadas o calados, con figuras u otras labores.

ESCORPONIO: Término derivado de escarpín. Abrigo para los pies que se utiliza para mantener la temperatura corporal. No están fabricados con lana sino con algodón ya que absorbe mejor la sudoración en caso de que se eleve la temperatura y se produzca transpiración.Su diseño es similar al de una media o calcetín pero no suelen utilizarse con calzado.

FAJA: Ropa interior  ceñida provista de un sostén y de una pieza que cubre el resto del tronco.

FRANELA: Término genérico que designa diversos géneros de lana tejidos en distintos pesos y estambres. Incluye asimismo fibras artificiales. La franela suele tener tacto suave y una trama simple o cruzada. Está ligeramente cardada por uno de los lados. En el siglo XIX solía utilizarse para confeccionar enaguas. En el siglo XX se han usado varios tipos de franela para ropa interior, exterior, chaquetas, vestidos, faldas y pantalones.

FRANJA: Lista, tira: una tela con franjas negras. Banda de adorno que se puede colocar, por ejemplo, en el borde de una falda.

FUNDOSHI- Pieza grande de tela que se anuda al cuerpo para formar una especie de calzoncillo o tanga que deja las nalgas al descubierto. Hasta antes de la Segunda Guerra Mundial fue la prenda de ropa interior masculina más usada en Japón pero quedó fuera de uso tras el conflicto con la llegada de las trusas y los boxers.

GAFETE: Broche metálico típica en indumentarias deportivas para diferenciar responsabilidades como la del capitán del equipo o del árbitro. También se utiliza para designar las credenciales que se ponen sobre la ropa, como las que se utilizan para identificar al portador y permitirle acceso a edificios, congresos, etc

GUARDAINFANTE: Especie de tontillo (armazón interior para ahuecar las faldas) redondo muy hueco hecho de alambres y con cintas utilizado en la cintura por las mujeres españolas de los siglos XVI y XVII. Sobre él, se enfundaba la basquiña. Su nombre se debe a que permitía esconder los embarazos. En la actualidad se sigue usando entre los luchadores de sumo, como traje de baño y como prenda para estar por casa.

IMPERIO: Traje de talle alto, cuerpo corto muy escotado, mangas cortas arrugadas y recogidas o largas y estrechas y con falda recta y suelta que estuvo en boga durante la época napoleónica.

JARETA: Costura que se hace doblando la orilla y cosiendola por un lado para dejar un hueco en que pasa una cinta o un cordón.

LENCERÍA: también llamada ropa íntima que es la que no suele estar, al menos en su totalidad, a la vista cuando se está vestido. El motivo principal de su uso es la higiene pero también la comodidad, el abrigo y la seducción. Algunas prendas se emplean como ropa interior y, en ocasiones, también como exterior. La diferencia depende de cuestiones sociales, culturales, climáticas e incluso legales.

LIGA: Cinta o banda de tejido elástico con el que se sujetan las medias al muslo o los calcetines a la pantorrilla. Su uso más general es el de prenda interior femenina para sostener las medias.

MEDIAS: Prenda de vestir femenina de punto, generalmente con forma de pierna, que cubre el pie y la pierna hasta medio muslo o, cuando se une a otra prenda igual en una sola pieza, cubre también las caderas y el vientre; puede ser de nylon, lycra, seda, lana o algodón y se ajusta y adapta perfectamente a la pierna.

MUÑECAS:  Versión corta de un camisón o bata de casa. Vienen en una amplia gama de telas y estilos y están pensadas, no tanto para ser cubiertas por la ropa exterior, como para exhibirlas en el dormitorio.

NYLON: Fibra sintética que tiene una resistencia de tensión igual o mayor que la seda y más elasticidad que esta.

OVERLOCK: Máquina de coser que tiene pespunte de cadeneta.

———————Continuará————————–

Fuente: patronajesblanca/ myslide.es/glosario-ropa-interior / wikipedia.
Imágenes: pixabay

 

ELLOS Y LA MODA INTERIOR.

ellosropainterior

El interior o la ropa íntima masculina hoy día más que nunca tiene una connotación erótica. El hombre se preocupa mucho  más por cómo va vestido por dentro que por fuera y el mercado, siendo muy consciente de ello, ha desarrollado toda una industria textil que deja millones y millones de euros en sus bolsillos. De hecho, las grandes casas de modas dedican todos los años a crear sus colecciones a esta prenda masculina, que más para servir para vestir sirve para agregarle sensualidad al desvestir…

La ropa interior nació de la «necesidad de protección‘» para convertirse más adelante en una forma de mantener la higiene de las zonas íntimas. Se han encontrado restos de los que fueron los primeros ”taparrabos” o ropa interior primitiva con 7.000 años de antigüedad. No obstante, los datos más exactos de ropa interior tal y como la concebimos hoy en día, la encontramos hace más de dos milenios A. C. en la civilización egipcia. En esta cultura se utilizaban prendas confeccionadas en cuero, con una trama de finas tiras de piel, que se colocaban bajo un faldón de lino. También disponían piezas de ropa interior rigurosamente doblada en algunas tumbas faraónicas para que el espíritu del soberano las utilizara en el más allá…

Los griegos en general eran más amantes de la belleza libre y del desnudo así que una gran mayoría prefería no utilizar pieza íntima alguna. Sin embargo, la que existía en aquellos tiempos era el «chitón» que asemejaba a una túnica empleada tanto por hombres como por mujeres. Inicialmente era confeccionado en lana pero evolucionó hacia algo más elegante y de lino. También ganó en largura (incluso hasta cubrir el pie) y en amplitud, pudiendo llevarse con cinturón en muchos casos.

En el Imperio Romano la vestimenta estándar era la túnica, muy similar al quitón griego y sobre ella la toga (exclusiva de algunos ciudadanos pudientes). Como prendas interiores utilizaban la subúcula, pieza rectangular de lino o lana según la época del año y que solía cubrir el vientre. Con el paso del tiempo esta prenda fue desdeñada por las altas clases sociales quedando relegada a la plebe y a los esclavos. En realidad eran ellos los que estaban más expuestos a inclemencias y agresiones. Dado que no utilizaban toga alguna, era comprensible que recurrieran a un método para subligar, es decir, para proteger la zona de los genitales con una especie de calzón blanco no muy ceñido que era el famoso subligaculum. También los soldados se veían en la necesidad de protegerse durante el invierno o cuando debían aventurarse a la conquista de las tierras del norte por lo que requerían el uso de alguna prenda íntima en dichas ocasiones.

La Edad Media, al menos hasta la mitad del siglo XV, mantuvo el uso de lo que fueron llamados «braies», prenda unisex con forma de pantalón y muy del gusto de la mayoría de las naciones de la cuenca mediterránea hacia el 600 A.C . Pero los medievales fueron incorporando materiales como el lino y el algodón. Todos los habitantes, incluidos los caballeros bajo su armadura, hacían uso de ellos. Al principio era largos y cuando los hombres se colocaban las mangueras de pierna (especie de medias individuales) los ‘«braies» se abombaban, lo que provocó que terminaran llamándose ”bombachos”. Con el tiempo se acortaron gracias a los italianos, que lo impusieron en pleno Renacimiento. Y fue precisamente durante esa época cuando se desarrolló la ropa interior con el diseño moderno y la abertura que evitaba tener que remover las prendas para ir al baño…Todo un adelanto para los más pudorosos.

El Renacimiento, marcado con el nuevo paradigma de pensamiento de la idealización de la figura humana, dejaría huella en el desarrollo de la industria textil. Las prendas eran confeccionadas por sastres, a medida y gusto de la clientela. En este período se mantuvieron las prendas heredadas de la Edad Media pero se les añadieron colores brillantes, parches, cuadrados, triángulos…Los nobles podían vestir a sus sirvientes con las mismas tonalidades que utilizaban ellos y, algunos, tenían significados particulares. Por ejemplo el rojo era destinado  a las actividades rurales. Se abandonó el uso de calzas para ser reemplazadas por las medias acentuándose la entrepierna por medio de la bragueta. Y así aparecieron las primeras connotaciones eróticas.  Al ser una prenda a la vista de todos, los hombres se procuraban confecciones a medida (generalmente de tela o cuero y metal para las armaduras) que acentuaran sus zonas íntimas… Presumir se conformó en una práctica común…

El Barroco rompió con el exhibicionismo público renacentista. Se caracterizó por el uso del calzón, que entonces llegaba a la rodilla y se ajustó, paulatinamente, en el curso del setecientos hasta provocar la repulsa de los moralistas. Las prendas que iban bajo el vestido exterior comenzaron a corresponder al ámbito más íntimo y personal, a una zona irreductible que no debía exhibirse a la pública mirada. Ganó terreno la vida privada, el pudor, la intimidad, la disimulación del cuerpo en apariencia vestido y todo ello en detrimento de la ropa interior masculina que perdió importancia al quedar, además, completamente cubierta por los trajes de la época. Aunque, en medio de tanto decoro, destacó el uso de las pantorrilleras, que buscaban simular un grosor que quizá la naturaleza no había dado…En cuanto al color, en referencia a lo poco que se dejaba entrever, el predominante era el blanco, como símbolo de pureza, muy alejado de la multiplicidad cromática de los renacentistas…

No fue hasta después de la Revolución Francesa, sin embargo, que se reactivó la importancia de las prendas interiores como piezas fundamentales de la vestimenta varonil. Cierto, no en la misma escala que en el Renacimiento y muy lejos del protagonismo que alcanzaron en el siglo XX.

Con la irrupción de la Revolución Industrial y la producción en cadena, que dejó atrás las confecciones caseras o en sastrerías, se extendió el uso del algodón. Por primera vez se comenzó a marcar el tallaje pudiendo así prescindir de los tirantes con los que, hasta entonces, los hombres ajustaban la prenda al cuerpo. También el acceso al agua corriente interfirió en el progreso de la moda íntima masculina ya que incrementó el interés de la población por la higiene personal y, por tanto, por el uso y cuidado de sus prendas íntimas. La I Guerra Mundial impuso el boxer y la camiseta sin mangas, se añadieron colores para animar a una población desolada por la guerra y la depresión económica y se desterraron  las prendas de cuerpo entero que habían copado el mercado en el siglo XIX. Sin embargo, a finales del siglo surgió el ”Union Suit”, patentada en 1868, que consistía en una sola pieza con mangas que se extendían a las muñecas y hasta los tobillos y solapa abotonada en el centro para facilitar ir al baño. Hoy en día su uso está limitado a los más frioleros aunque algunas marcas están iniciando campañas para que se le considere un objeto de moda.

Y para modas, el suspensorio que fue popularizado en el siglo XIX con el principal propósito de brindar soporte a los genitales masculinos en actividades de alto impacto como el fútbol, artes marciales, ciclismo o rugby o para quienes desempeñaban trabajos de gran  esfuerzo como obreros de construcción, leñadores o policías. También los bailarines, no solo por estética, fueron grandes impulsores de su uso ya que necesitaban elevarlos y retirarlos durante saltos, pasos y cruces de piernas. Lo más característico es que, a parte del  elástico visible que rodea la cadera y el inferior que pasa por debajo de las nalgas dejándolas a la vista, incorporan un crotch reforzado para amortiguar los golpes en el área genital. Fue inventado en 1874 por C. F. Bennett para una compañía deportiva de Chicago llamada ”Sharp y Smith”. En 1897, la empresa ”Bike Web Company” lo patentó y comenzó la producción masiva de suspensorios para ciclistas…Ese fue solo el comienzo de una prenda de lo más versátil en la actualidad.

El siglo XX dió comienzo con interiores largos que permanecieron inmutables hasta que en 1935, la compañía ”Coopers Inc” lanzó al  mercado los primeros briefs o slips del mundo. Estos interiores, de apariencia muy parecida a los suspensorios, dejaban además los muslos al descubierto. El nombre comercial elegido para esta novedosa prenda fue ”Jockey” del que se vendieron más de 30.000 pares en los tres primeros meses tras su presentación. La abrumadora aceptación entre el público provocó que la compañía decidiera cambiar su nombre de Coopers a Jockey, en honor a esta pieza que les había catapultado a la fama. Fue esta empresa la que comercializó durante esa misma década otro modelo innovador de calzoncillos sin botones y con cinturón elástico. Fueron los primeros boxers, inspirados en los pantalones cortos utilizados por los boxeadores profesionales.

Los 50 y 60 marcaron la revolución del color, los interiores dejaron de ser puramente blancos para cubrirse de infinidad de colores y el interior masculino comenzó a tomar fuerza en el mundo de la moda. Los 70 junto a los jeans ajustados desterraron al bóxer al tiempo que el slip o brief reducía su tamaño y los suspensorios tomaban la delantera como ropa deportiva. Solo  los más osados dejaron de utilizar ropa interior…

Los 80 marcaron también su diferencia y campañas como la de ”Wilson” con su: «lo primero que se pone un hombre», permitieron que el interior masculino retomara un poder erótico en cierto modo arrinconado en los años anteriores. Las grandes casas de modas comenzaron a realizar diseños cada vez más orientados a provocar deseo olvidando aspectos como la comodidad o el confort…El erotismo primaba sobre todo. Y así, casi sin darnos cuenta, inauguramos un siglo, el XXI, cuyo aspecto más notable en lo que se refiere al mundo de la moda íntima masculina (más allá de las innovaciones en colores, formas, complementos…etc) es el despegue comercial que ha experimentado convirtiéndose en un verdadero negocio.  Sólo en Inglaterra para el 2008 la industria ganó más de 650 millones de libras esterlinas…Ahí es nada.

Así que, como habéis comprobado, la ropa interior masculina no dió sus primeros pasos como algo atractivo y erótico festivo tal y como la industria la muestra actualmente. Fue por pura higiene y protección. Pero ha llovido mucho desde entonces.

www.ropainterioronline.com

Fuente: listas. 20minutos.es/ http://arquehistoria.com/ 
http://historia-moda.comocubriruncuerpo.org/ 
http://blogs.ua.es/ - https://www.upo.es
Imágenes: pixabay/ photobucket. 

SUJETADORES: COMODIDAD VS MODA

pixabay-12-sujesok

De acuerdo a un estudio realizado por la marca de lencería inglesa RIGBY & PELLER, las mujeres amontonan en sus cajones más de una docena de sujetadores de los cuales utilizan solo dos. Es más, la mayoría de las encuestadas admite que compra lencería aun sabiendo que no la va a utilizar. ¿El motivo? Porque para el día a día acaban optando por lo seguro y prefieren utilizar modelos que ya conocen y saben de antemano que les van a resultar cómodos. Seis de cada diez, afirmaron sentirse más seguras con sus dos sujetadores de siempre que con cualquiera de sus nuevas adquisiciones ya que dudaban que la sujeción fuera la misma. Entre un sujetador desgastado que siente como una segunda piel y otro nuevo, actual y vistoso, el 70% se inclinó por la primera opción. Nueve de cada diez reconoció que querrían llenar sus armarios de lencería cómoda y vistosa pero la mitad sacrificaría lo segundo por lo primero. En definitiva, la comodidad resulta prioritaria respecto a la moda.

La portavoz de Rigby & Peller, empresa fundada en 1939, apuntaba otra razón por la que las mujeres acababan volviendo a sus viejos sujetadores: no aciertan con la talla. Es cierto que la mayoría de los comercios carecen de servicios de asesoramiento que ayuden a las clientas a encontrar un modelo que encaje bien no solo con su cuerpo sino también con su estilo de vida. Pero también es conocido que  la mayoría de las mujeres no saben tomar sus medidas adecuadamente. El resultado: la decepción y el desencanto de llegar a casa con una nueva prenda y descubrir que no se ajusta como debería.

Y así, poco a poco, los cajones del público femenino se van atiborrando de ropa interior sin estrenar. De acuerdo al estudio, un tercio de las encuestadas han descartado alguna vez un sujetador nuevo cuando se lo han probado en casa y han descubierto que no les quedaba bien. Eso sí, cuando han dado con un modelo que les ha gustado, han desafiado el paso del tiempo y, tres de cada diez, han continuado a utilizarlo a lo largo de 10 años. Es más, un cinco por ciento de ellas se ha negado a deshacerse de algún modelo que le gustaba y que había comprado hacía dos décadas! Obviamente, han pasado por alto que los sujetadores tienen una caducidad y que, con los años, pueden perder algunas de sus cualidades, como por ejemplo, la capacidad de sujeción.

Del estudio se desprenden conclusiones como la necesidad de conocer nuestras propias medidas  o de recibir consejo y guía por parte de expertos en las tiendas para poder elegir correctamente un sujetador.  Pero también pone en evidencia que no podemos tirar el resto de nuestras existencias con un solo par de sostenes. ¿Significa esto que debemos renunciar a la moda? ¿Claro que no! Recordemos que la tecnología que se aplica a estas prendas se encuentra en continuo desarrollo y que nuestros clásicos de hace una década no tienen nada que ver con los modelos actuales.  ¿Cómodas y guapas? ¡Es posible!

Y puedes hacerlo en www.ropainterioronline.com. Encontrarás la prenda para ti.

FUENTE: Daily mail (Alexander Ward).
Imágenes: Pixabay.