DE PRINCIPIANTES.

Aunque es una verdad conocida por la mayoría de las mujeres, no deja de ser desconcertante que todavía se cometan ciertos errores a la hora de elegir las prendas íntimas. La lencería es como una segunda piel (o debería serlo) por lo que vestir el conjunto adecuado es casi una obligación. Y no se trata solo de lucir más atractivas sino de adaptarse a las condiciones y necesidades físicas de cada tipo de silueta.

Evidentemente, la pieza que sufre más desaciertos es el sujetador. En muchas ocasiones se oye decir que un pecho pequeño exige un modelo rígido, preformado y acolchado de sostén, como si la falta de volumen fuera un defecto y hubiera que subsanarlo. Nada más lejos de la realidad. Obvia decir que una talla reducida no tiene nada de malo y que requiere una prenda adecuada. Pero la adecuación tiene va más allá de las dimensiones ya que tiene mucho que ver con la forma y la proporción en relación al resto del cuerpo.

Así, en una silueta delgada y petite un pecho de copa A o B puede resultar perfectamente armonioso y, por el contrario,  algo discordante en una complexión fuerte y  con kgs de más. Si se trata de reequilibrar una figura menuda con unas caderas generosas tampoco es necesario recurrir al relleno sino que se puede crear el volumen de muchas otras maneras.Si es el caso de un busto pequeño pero equilibrado respecto al  conjunto del cuerpo, se pueden utilizar todo tipo de sujetadores: desde los balconette, triangulares, de copas rígidas o con algo de relleno….etc.

Cuando se trata de un pecho vacío (ya sea por el amamantamiento o por otras circunstancias) la situación cambia drásticamente. El sostén no solo debe sujetar sino también completar por lo que los modelos que incorporen relleno serán prácticamente la única opción. Si, por otro lado, la  parte alta del seno es totalmente plana, habrá que recurrir a aquellos diseños que recrean esa forma de la que se carece.  Y los pechos abundantes no podrán escapar de los sujetadores más rígidos ni de aquellos que tengan en cuenta la forma específica de su busto. De hecho, las medidas over solo hallarán alivio en sujetadores de calidad  altos, reforzados para evitar escapes laterales y capaces de contener, sin molestias, la amplitud de la caja torácica y de la copa. Es decir, tendrán que prescindir de la lencería low cost.

Ahora bien, aunque cada tamaño y forma precise de un modelo en concreto, en todos los casos se aplica una regla básica: un sujetador no debe, jamás, marcar, apretar ni aplastar. Solo tiene que sostener y contener. Debe adaptarse al seno y realizar las correcciones oportunas para que pueda lucir en su máximo esplendor. En pocas palabras, está al servicio del pecho, no al revés. Por este motivo, es indispensable conocer la propia anatomía antes de realizar ninguna compra de íntimo.

¿Tú conoces la tuya?

Apuesta siempre por firmas de calidad. Las encontrarás en INTIMODE.SHOP

 

NOCHEVIEJA, NOCHE ROJA.

Llega el final del año y con él todo un carro de tradiciones que tratan de asegurar un cambio repleto de felices augurios. Y, entre las costumbres más conocidas y extendidas, está la de llevar ropa íntima en color rojo (tanto en hombres como en mujeres) pero…¿por qué no en otra tonalidad?

Se le conoce como el color de las pasiones y está asociado al fuego y la sangre. Significa atracción, fuerza, vida, valentía y vigor. Representa la energía, el calor y el placer. Pero también se le considera un imán para la suerte y la prosperidad. De ahí que en Nochevieja sea uno de los tonos predominantes en las prendas íntimas de féminas y varones.

Si bien no se sabe con exactitud el origen de esta práctica, parece que tuvo lugar en la Edad Media, época de prohibiciones en la que se consideraba que el rojo pertenecía al demonio y a las brujas. Entonces era un color tabú hasta tal punto que incluso se condenaba la plantación de alimentos rojizos como los pimientos o los tomates. Huelga decir que, en aquellos tiempos,  era más que impensable la posibilidad de lucir ninguna prenda inspirada en esta tonalidad.

Sin embargo, fue también en este período cuando nació la creencia de que en invierno, cuando se vestían los paisajes de un blanco casi inerte, era necesario apostar por la vida con el uso de algún que otro complemento de color rojo (símbolo por excelencia de fuerza y brío). Y dado que era imposible llevar nada de ese tono a la vista sin esperar un severo castigo, las gentes decidieron apostar por la utilización de prendas íntimas coloradas.

Hoy en día, la tradición manda que la ropa interior de la última noche del año debe ser de color rojo pero, antes de su uso, es necesario realizar un baño para eliminar las vibraciones negativas y recibir al año nuevo libre de toda energía adversa. La prenda en cuestión debe ser nueva (y si es regalada, su efecto positivo se verá multiplicado) y debe ponerse primero del revés para ajustarla del derecho justo después de la medianoche. De  esta manera, dicen que la felicidad está asegurada.

Pero más allá de las fábulas y supersticiones, parece obvio que  la Nochevieja es una oportunidad ideal para renovar el cajón más íntimo a la vez que se explora un lado sexy tantas veces adormecido e ignorado. Y es que el rojo siempre aporta sensualidad y mucho erotismo.

¿Y si además trae suerte?

 

Imagen: Dreamstime.


 

 

 

 

LO QUE PIENSA ELLA…

…CUANDO TE VE CON ESO.

Elegir un calzoncillo u otro, a parte de lo cómodo y bien que un hombre pueda sentirse por dentro, puede marcar una (gran) diferencia en lo que la mujer que lo contemple pueda pensar de él. Elpaís ha llevado a cabo una encuesta que demuestra que los tópicos que rondan la cabeza de la mayoría se cumplen a rajatabla en la práctica. Efectivamente: el slip es lo peor y el bóxer, sin embargo, el gran triunfador.

¿Qué impresión causa en las féminas esa primera (y muy habitual) primera elección? Muchos hombres se enfundan un slip porque consideran que mejora y ensalza sus atributos (dejando de lado el confort que pueda brindarles dicha pieza). Pero, el pensamiento que atraviesa la mente de la mayor parte de las mujeres, según el estudio, es que debe tener una autoestima bien alta para llevar ese tipo de modelos. Eso sí, son algo más benevolentes en sus consideraciones si el físico del sujeto acompaña con musculatura definida y aspecto varonil. Entonces no les parece tan mala opción. Otro de los elementos que suavizan sus reflexiones ante los slips está directamente relacionado con el tipo de cita del que se trata. En el caso de un primer encuentro pasan más por alto el tipo de ropa interior con el que se encuentren. Pero no son tan benevolentes cuando se llevan viendo un tiempo con esa persona. De hecho, algunos de los testimonios aventuraban que toparse con un hombre que llevase prendas algo desgastadas les hacía pensar que el tipo no tenía el más mínimo interés en una relación estable.

Los psicólogos advierten de la importancia del papel que juega la ropa interior masculina en la excitación femenina, mejorando la primera impresión y acelerando los biorritmos o, según la elección que se haga, provocando todo lo contrario.  Este es un factor que, tal y como sugiere la investigación de Persistence Market Research  el consumidor tiene en cuenta a la hora de comprar sus modelos íntimos (además de  otro tipo de variables) por lo que se puede deducir que a ellos les importa, y bastante, provocar un impacto positivo en el sexo contrario.

Se trata de una ciencia imprecisa pero, en algunas cuestiones, las mujeres coinciden unánimemente. Evitar el slip blanco en la primera cita; descartar absolutamente el tanga (de por vida);  huir de estampados estridentes (mejor los motivos marineros y tejidos suaves) así como de todos esos modelos que elegiría toda madre para sus hijos (calzoncillos tipo culotteo o las camisetas interiores). A ninguna mujer le apetece sentir ni de lejos la posible intervención maternal en la elección de moda íntima de sus parejas. No menos importante sería eliminar estampados infantiles o tipo cómic o los boxers cortos en hombres con algo de sobrepeso…Todos ellos son elementos que hacen que se pierda todo el atractivo del momento.

¿Cuáles son entonces las recomendaciones para que guste lo que llevan puesto los hombres?

Plan comando: Impresiona pero no asusta. Para hombres con una personalidad suficientemente fuerte como para pasar de lo que puedan pensar de él. Mensaje que transmite: Soy así y al que no le guste… (aunque esa actitud con toque macarra gusta a muchas mujeres)..

Slip solo para hombres seguros de sí mismos y con cuerpo realmente de anuncio. Mensaje que transmite: Sé lo que quiero, nena.

Bóxer: para aquellos a los que les gusta cuidarse, ocuparse de su aspecto y ofrecer una imagen positiva y sencilla de sí mismos. Eso sí, deben elegir los de la talla adecuada y que no aprieten demasiado para no causar un efecto cómico poco seductor. Mensaje que transmite: Me gusta como soy al natural. Denota sencillez y (aparente)  facilidad de trato.

Boxer brief: cobertura de un boxer, ajuste apropiado  y soporte perfecto.  Marca los muslos y glúteos por lo que está indicado para hombres de líneas atléticas (no necesariamente de gimnasio) y con confianza en sí mismos. Indica seguridad para  una relación sexual a primera vista.Mensaje que transmite: Camino con paso firme.

Calzoncillo de tela. Todo un cliché en la ropa interior masculina. Para aquellos de gustos tradicionales, que usan mucho traje y que quieren transmitir seriedad. Para alegrarlos un poco visualmente se puede optar por estampados divertidos. Mensaje que transmite: Soy un tipo de gustos clásicos…(¿en todos los aspectos?)

Calzoncillo largo: Sufre de la incomprensión y rechazo femeninos. Para hombres que siguen tendencias o muy frioleros, Muy propio de hipsters y de hombres que viven en lugares con condiciones climáticas muy duras.  Mensaje que transmite: las cojo al vuelo. (las modas…¿también las oportunidades?)

Conclusión: para ir a lo seguro apuesta por Los boxers briefs en colores neutrales como gris, azul marino o blanco son los mejores”.

Boxer: Para hombres modernos. Suelen sentar casi siempre bien, son cómodos como los de tela pero suficientemente atractivos como los slips ajustados. Brindan el equilibro perfecto. Mensaje que transmiten: soy un hombre del presente que no pierde sus lazos con el pasado.  Diversión y tradición en una sola prenda.

Encuentra el modelo que mejor se adapte a ti en www.intimode.shop



Fuente: elpais/ lenceria about/ menshealtlatam
Imagen:  Dreamstime